Hace meses se daba por hecho que la intención de BMW era la de no dar continuidad a su modelo más práctico y familiar, poniendo fin a su corta andadura por el segmento de los monovolúmenes. Era algo que a nadie le pillaba por sorpresa, ya que a día de hoy los SUV han pasado a tener un papel muy importante por su gran demanda, y son vehículos que cumplen hasta cierto punto el papel de coche versátil y cómodo, llegando al punto de que en algunas marcas han reemplazado a los otros.

Pero la marca de Múnich ha dado un giro a sus planes, y finalmente no va seguir ese camino, decidiendo desarrollar una segunda generación del Serie 2 Active Tourer. Por tanto, BMW volverá a contar con una alternativa más amplia y práctica en el segmento C, conformando una gama de acceso muy completa. Sin embargo, en esta ocasión la variante de mayor tamaño y con espacio para hasta siete pasajeros, Gran Tourer, no estará presente.

Serie 2 Active Tourer | BMW

La nueva generación del Serie 2 Active Tourer estará basada en la plataforma UKL que emplean los nuevos Serie 1 y Serie 2 Gran Coupé y, de este modo, volverá a tener la tracción en las ruedas delanteras. Su desarrollo está bastante avanzado y ya se ha dejado ver realizando los habituales test en carretera con una capa de camuflaje que impide ver con claridad su diseño, por lo que se espera que su presentación tenga lugar incluso durante 2020.

Este modelo, encargado de seguir rivalizando con el Mercedes-Benz Clase B, se ofertará con una gama mecánica similar a la del Serie 1, formada por motores gasolina y diésel asociados en algunos casos a la tracción total xDrive, y por una mecánica híbrida enchufable. Pero posiblemente la mayor novedad llegue unos años después en forma de versión eléctrica bajo la presumible denominación i2.