Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

YA FUNCIONAN EN FRANCIA

Autónomos y efectivos en curva: así son los nuevos radares que pueden llegar a España

La vigilancia de las carreteras francesas cuenta con nuevos dispositivos: radares que se mueven de forma autónoma y cuentan con tecnología láser LIDAR

Radar

PIXABAY Radar

Publicidad

Francia es uno de los países europeos con mayor control sobre los límites de velocidad: en sus carreteras hay más de 4.000 cinemómetros. Una cifra que no para de crecer ya que el gobierno galo sigue ampliando su arsenal con innovadores dispositivos como los radares autónomos: se mueven solos y cuentan con tecnología láser LIDAR.

Conocidos como radares autónomos o de obra, han sido desarrollados de forma específica para Francia. Obtuvieron la correspondiente homologación hace cuatro años, en 2017, y ya han sido instalados por todo el país. Sus formas son semejantes a las de los cinemómetros que nos podemos encontrar en los laterales de las carreteras con forma de caja gris: de frente son, prácticamente, iguales aunque su parte trasera deja a un lado las líneas cuadradas para apostar por diagonales más marcadas.

Radar
Radar | Atresmedia

Autonomía y tecnología láser LIDAR

La clave de estos radares reside, evidentemente, en su autonomía. Una característica que, si la orografía lo permite, les da la posibilidad de desplazarse por varios puntos de una misma carretera para ampliar su rango de vigilancia y acción. Están equipados, por lo tanto, con una serie de baterías que les proporcionan esa independencia.

La guinda del pastel corre a cargo de la tecnología láser LIDAR que utilizan. La misma que les permite detectar la carretera en ambas direcciones, abarcar varios carriles y actuar tanto en rectas como en curvas. Toda una ventaja para las autoridades de tráfico si tenemos en cuenta que los radares fijos disponibles hasta la fecha sólo son capaces de funcionar en las rectas de las diferentes carreteras.

radar
radar | Centímetros Cúbicos

Señales ambiguas

El objetivo que persigue Francia con estos radares autónomos pasa por obligar a los conductores a respetar los límites de velocidad establecidos siempre y no sólo cuando sean conscientes de la presencia de un cinemómetro. Aunque habrá carteles repartidos por la zona en la que esté operando el dispositivo autónomo, serán más ambiguos y no indicarán de manera tan precisa la ubicación.

No en vano, en los planes del país galo entraría la posibilidad de eliminar estas pistas que indican dónde están instalados los radares. Las autoridades francesas creen que los conductores deben ser conscientes de que puede haber un dispositivo de vigilancia en cualquier parte y que, además, dentro de sus obligaciones está la de circular a la velocidad establecida sin necesidad de avisos.

Sea como sea, los radares autónomos de Francia ya están cumpliendo con su misión en zonas como Saône-et-Loire, la Cordillera de los Vosgos o Nièvre interceptando a un buen número de conductores que no han respetado los límites.

Publicidad