El coronavirus está obligando a agudizar el ingenio para ofrecer planes de ocio que puedan ser seguros para sus asistentes. Las limitaciones de aforo y el mantenimiento de distancias de seguridad puede ser un problema a la hora de organizar eventos, pero siempre se pueden encontrar fórmulas para realizarlos con garantías.

Una de las ideas más curiosas de lo que llevamos de crisis sanitaria la ha ofrecido Seat en conjunción con la emisora alemana SAT.1. Si los autocines parecían haber tomado posiciones en la transición hacia la normalidad, la firma española ha llevado el concepto más allá: en lugar de proyecciones de películas, ofrecen conciertos.

La idea se realizó por primera vez el pasado viernes 15 de mayo en el autocine de Düsseldorf. Los asistentes pudieron disfrutar de la música de Tim Bendzko, un músico alemán que alcanzó la fama tras publicar su canción Nur noch kurz die Welt retten (Salva el mundo por un momento), con la que alcanzó la segunda posición en las clasificaciones alemanas, y fue disco de oro en Alemania, tras haber vendido más de 450.000 copias.

Con las medidas de seguridad adecuadas y el respeto a la distancia de seguridad, los afortunados asistentes pudieron seguir la iniciativa desde sus propios vehículos. En total, Seat repartió un total de 120 entradas para el concierto en autocine. 100 de ellas se distribuyeron directamente en comercios, y otras 20 se sortearon a través de la cuenta de Instagram de la compañía.

Para quienes no tuvieron la fortuna de presenciar el concierto en directo, fue posible seguirlo por Internet, ya que fue retransmitido a través del canal SAT.1.