La marca de la gama alta del grupo Volkswagen, Audi, ha reducido sus inversiones en investigación y desarrollo y en activos fijos para los próximos cinco años, hasta el 2024, en 37.000 millones de euros. Esta cifra supone 3.000 millones de euros menos que en el plan de inversiones anterior desde 2019 y hasta 2023.

Audi informó de que las inversiones en movilidad eléctrica serán de 12.000 millones de euros hasta 2024. El plan de inversiones actual refleja una mejora de la disciplina de inversiones y costes, así como la prioridad de las inversiones en la movilidad eléctrica, según Audi.

Audi ha anunciado también que va a recortar 9.500 empleos en Alemania hasta 2025, para ahorrar 6.000 millones de euros, pero evitará despidos forzosos. VER VÍDEO.

Audi e-tron Sportback | Audi

El futuro es eléctrico para Audi. Tendrán hasta 30 modelos electrificados en 2025

La hoja de ruta de Audi cada vez parece más clara. La incursión en la movilidad eléctrica de la firma de los cuatro aros está cada vez más potente y el fabricante de Ingolstadt ya ha confirmado que los próximos cinco años esta estrategia se verá reforzada con el lanzamiento de más de 30 modelos electrificados al mercado. Esto se traduce en que llegados al año 2025, Audi quiere que este tipo de vehículos se conviertan en el 40% de las ventas totales de la marca.

'Audi se está transformando en un proveedor de movilidad eléctrica, un proceso que involucra todas las áreas de la empresa'. Así reza una de las últimas comunicaciones oficiales de la empresa en las que se anuncia una completa reestructuración, incluidas las áreas de Ventas y la propia línea de Producción.

Audi e-tron Sportback | Audi

Con el objetivo de ser una empresa con huella de carbono neutra, la decisión del Comité Directivo de Audi es el de acelerar la descarbonización, marcándose un objetivo de reducir en un 30% la huella de carbono de la flota de vehículos a lo largo de todo su ciclo de vida respecto a la de 2015. En 2050 la meta es la neutralidad de toda la empresa. Además, hay otros proyectos desarrollándose como el reciclaje de baterías de alto voltaje usadas que han perdido un cierto porcentaje de su capacidad de carga, o el reaprovechamiento de los recortes sobrantes de las planchas en el proceso de producción.