Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Fin de la 'hibernación' de la economía

Así serán las medidas a tomar por los trabajadores de la automoción en su vuelta al trabajo

Fabricantes, concesionarios y proveedores han firmado con los sindicatos un protocolo de prevención laboral para los trabajadores de cara a la reactivación de las actividades industriales tras el parón por coronavirus.

Publicidad

La industria española vuelve a ponerse poco a poco en marcha tras las dos semanas de la llamada 'hibernación' de la economía. Pero el coronavirus sigue todavía muy activo y la vuelta al trabajo sigue requiriendo medidas excepcionales de seguridad para los trabajadores. Para facilitar su protección, las asociaciones de fabricantes (Anfac), concesionarios (Faconauto) y proveedores (Sernauto) han firmado con los sindicatos UGT y Comisiones Obreras (CC.OO.) un protocolo de prevención laboral de los trabajadores del automóvil para la reactivación de las actividades industriales y de la distribución.

Este protocolo de actuación se suscribe justo antes de que este lunes y martes se reactive la actividad en las áreas económicas no esenciales, que está detenida desde el endurecimiento del estado de alarma para combatir la crisis del coronavirus. El documento de 14 páginas explica que el tejido industrial del automóvil en España está paralizado como consecuencia del coronavirus y expone que, a medida que la situación sanitaria mejora, es necesario recuperar la actividad en la automoción.

El principal objetivo de este texto, que cuenta con el visto bueno del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, es establecer unos "principios comunes" que sirvan para crear un plan de continuidad y de reactivación industrial y de la actividad comercial con plenas garantías de salud y seguridad para las plantillas.

Las organizaciones firmantes del documento explican que este está abierto, en la medida que sea posible, a que se adhieran otros participantes de la cadena de valor del automóvil, y su contenido está supeditado a su aceptación de los principios y procedimientos establecidos por las autoridades, a las que se ha remitido y de las que cuenta con una "opinión positiva". Los puntos más destacados del documento son los siguientes:

-No acudir a trabajar con síntomas. El protocolo recomienda permanecer en casa en caso de tener síntomas similares a los de la gripe y llamar al médico. También señala que no se podrá entrar o permanecer en la empresa con dichos síntomas y que los trabajadores tendrán la obligación de declarar "rápidamente" cuando se den dichas condiciones de peligro. Se elaborará un listado de trabajadores con mayor riesgo de estar afectados por dicho virus, al tiempo que se realizará una comprobación de la temperatura de los empleados antes de acceder al recinto y, siempre que esta sea de más de 37,5 grados, no se permitirá la entrada. La plantilla tendrá que informar a la empresa si ha estado en contacto con personas que han dado positivo en coronavirus o de riesgo, mientras que la compañía deberá evitar aglomeraciones y aumentar la ventilación y limpieza.

-Inodoros especiales para externos. Siempre que sea posible, el personal de proveedores externos tendrá acceso a inodoros especialmente dedicados para ellos y el acceso de visitantes se reducirá "al mínimo posible".

-Detección de casos. El protocolo de actuación apunta que, en caso de detectar un trabajador sintomático o afectado por Covid-19, se llevarán a cabo unas medidas específicas de actuación para su traslado a los servicios de prevención acordado en cada centro de trabajo, mientras que su zona de trabajo y herramientas serán desinfectadas.

-Ropa de trabajo. El decálogo aconseja que esta sea manipulada lo menos posible y que se lave a una temperatura de al menos 60 grados durante al menos 30 minutos o con cualquier otro método que garantice la correcta higienización. Los empleados deberán maximizar las medidas de higiene, como el lavado de manos, evitar tocar superficies comunes con las manos e intentar no tocarse los ojos, la nariz o la boca, así como cubrirse la cara al estornudar o toser.

-Distancia de seguridad. Con carácter general, se deberá mantener una distancia de seguridad de dos metros entre las personas y, en caso de que no sea posible, se tendrán que facilitar mascarillas y gafas de seguridad a los empleados. En lo referente a la organización de la actividad, se aboga por evitar la concentración de personas a través de medidas como el teletrabajo o el establecimiento de turnos para evitar contactos. Además, se cancelan todos los viajes corporativos.

-Distribución. Como medidas concretas para el canal de la distribución y posventa, el documento apunta que se informará a todos los clientes, en un sitio visible, de las instrucciones de seguridad que se deben respetar, así como la necesidad de guardar la distancia mínima de seguridad y se pondrá a su disposición geles desinfectantes. En el caso de no poder garantizarse la distancia mínima de seguridad, la empresa proporcionará también una mascarilla a los clientes, mientras que la entrega de los vehículos, tanto vendidos como reparados, se hará siguiendo las recomendaciones de distancia de seguridad y con una declaración responsable por parte de la firma de que el vehículo ha sido desinfectado. En cuanto a las pruebas de los vehículos, también se reducirá al máximo el contacto entre cliente y vendedor y se tendrá que firmar una declaración responsable indicando que no les consta tener coronavirus ni sus síntomas.

Publicidad