Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SISTEMA ADAS

Así serán las cajas negras (EDR) que llevarán los coches a partir de 2022

Las cajas negras o Event Data Recorder (EDR) entrarán en acción sólo cuando tenga lugar un accidente de tráfico.

Publicidad

A partir del próximo julio, en la Unión Europea, todos los coches de nueva homologación tendrán que incorporar obligatoriamente una serie de sistemas de asistencia a la conducción conocidos como ADAS. Entre ellos se encuentran las cajas negras o Event Data Recorder (EDR): así son y así registrarán los datos de conducción.

Como apuntábamos hace un momento, las cajas negras serán obligatorias a partir de julio de 2022 en los modelos de nueva homologación: dos años después, en 2024, serán imprescindibles en las nuevas matriculaciones. Aunque el nombre con el que se han popularizado nos recuerda al sistema que llevan los aviones, las de los vehículos no grabarán ni imágenes ni audios.

Conductor
Conductor | Newspress

Cómo y cuándo actuarán

Si nada cambia, los Event Data Recorder irán integrados en la centralita del airbag o del ABS/ESP. Están desarrolladas para que entren en acción cuando se active algún elemento del sistema de retención del vehículo. La Unión Europea propuso, a través de un reglamento que publicó en 2019, que las cajas negras comiencen a registrar datos cuando salte alguno de los airbag del coche.

Será entonces cuando el EDR empiece a grabar los datos del viaje: registrará lo que suceda durante los 30 segundos previos y los 5 posteriores al siniestro. Entre la información que grabará puede figurarla velocidad del vehículo, la activación y fuerza de frenado, las revoluciones por minuto del motor, la posición del acelerador, y también la deceleración sufrida en el impacto. Cuando termine, la caja negra se bloqueará y sólo se podrá leer con un software específico.

Los problemas de circular sin seguro en tu coche
Los problemas de circular sin seguro en tu coche | motor.atresmedia.com

Información anónima

El tipo y la cantidad de información almacenada podrían variar en función de cada fabricante, pero sólo se empleará cuando sea necesario. O lo que es lo mismo: en caso de accidente. Estos datos no servirán para determinar quién ha sido el culpable del siniestro, sino para saber, fielmente, qué sucedió antes y después del incidente. Con estos datos se reconstruirán los hechos para comprender lo sucedido y trabajar para evitar que se repita en un futuro.

En este sentido, la Unión Europea no ha querido dejar ningún cabo suelto. En la normativa referente a los Event Data Recorder se establece que la información que se grabe y se almacene en las cajas negras será completamente anónima. El objetivo es que sólo se pueda emplear “para realizar un análisis de seguridad vial y evaluar la eficacia de medidas concretas que se hayan adoptado sin la posibilidad de identificar al propietario o al poseedor de un vehículo concreto”.

Publicidad