Los neumáticos son una parte fundamental de nuestro vehículo: pese a no ser un componente como tal de nuestro coche, sí son básicos para que nuestros trayectos lleguen siempre a buen puerto: son lo único que mantiene al coche en contacto con el suelo, por lo que su calidad y mantenimiento son absolutamente esenciales cuando hablamos de seguridad vial.

Adquirir un neumático nuevo es una tarea más importante de lo que la gente se cree: existe una gran oferta de neumáticos nuevos, y no todos ofrecen las mismas prestaciones, el mismo rendimiento. Sin embargo, gracias al etiquetado estandarizado es más fácil que nunca realizar ésta acción: basta un simple vistazo para conocer las características básicas del neumático en el que estamos interesados. Sin embargo, la Unión Europea no está conforme del todo con el etiquetado actual. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: Neumáticos equivalentes: ¿qué son y si es seguro circular con ellos?

Los neumáticos equivalentes son unos grandes desconocidos, y generan muchas dudas en los conductores. Son completamente legales de cara a pasar la ITV, y son una alternativa muy útil para personas con un coche cuyos neumáticos cuentan con unas medidas raras o son muy caros.

Según la Orden 3191/2002 (Reforma numero 45) del BOE (Boletin oficial del Estado) que modifica el Real Decreto 736/1998 será obligatoria la homologación cuando los nuevos neumáticos no cumplan los siguientes criterios de equivalencia.