A la hora de comprar un coche son varias las posibilidades que tenemos: nuevos, de segunda mano, de stock, de kilómetro cero… Estos dos últimos representan una opción muy interesante porque son vehículos que apenas han sido usados: son aquellos que han sido automatriculados por las marcas para cumplir con los objetivos de venta marcados y que acumulan muy pocos kilómetros. Esta sólo es una de las razones por las que sus precios son más asequibles.

Si las opciones de personalización no tienen mucho peso en la toma de nuestras decisiones, los coches de stock y de kilómetro cero pueden satisfacer nuestras necesidades. Hacemos hincapié en esto porque si nos decantamos por esta opción no tendremos la posibilidad de escoger el tono de la carrocería, la tapicería o el equipamiento. Nuestra elección se limitará a seleccionar uno de los modelos, aunque estos vehículos suelen estar configurados acorde a los gustos generalizados de los conductores así que no echaremos en falta los elementos básicos.

Hasta aquí no hay novedades. Entonces, ¿por qué es un buen momento para comprar un coche de stock o de kilómetro cero? Esta pregunta tiene tres respuestas en forma de razones,VER VÍDEO.