Un buen mago nunca revela sus trucos, frase que seguro que cualquier especialista de cine firmaría justo debajo de dicha afirmación. En muchas ocasiones, cuando se conoce lo que hay detrás de una toma espectacular, dicha acción pierde parte de su atractivo. Esa magia de la gran pantalla desaparece y hay veces que únicamente queda el interés técnico por saber cómo la ingeniería y los efectos especiales pueden combinar a la perfección en el séptimo arte. Jaguar sorprendió hace unas semanas al presentar su nuevo E-Pace con una peripecia digna de James Bond, aunque en esta ocasión, era el especialista Terry Grant el que conseguía un espectacular Guinness de los Récords al volante del nuevo SUV de la firma británica. En esos momentos se convertía en el autor de la vuelta de tonel más larga jamás realizada en un coche de producción, con una distancia de 15,3 metros y un giro en el eje longitudinal de 270 grados. ¿Cómo fue la historia que hay detrás de esta pirueta? El primer paso fue la simulación. Antes de llevar el coche a la pista había que tratar de replicar cada una de las posibles situaciones que pueden darse a la hora de realizar uno de los intentos. Además, por el camino muchos cálculos (velocidad, reparto de pesos, ángulo de la rampa…), pruebas y más pruebas aprovechando las grandes colchonetas de aire e incluso con la valiente colaboración de un robot que ocuparía en este caso el lugar Grant durante las primeras pruebas en Santa Pod, habitual escenario de las pruebas de aceleración en Europa. No se podía dejar nada al azar para no sólo asegurarse de que el intento de récord y la presentación del nuevo Jaguar E-PACE salieran perfectas, sino también para asegurar de que el especialista salía de una pieza.

 

Vídeo del Récord de Terry Grant y el Jaguar E-PACE: