Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

ABANDONO

Así puedes denunciar un coche abandonado que molesta en tu calle

Abandonar un vehículo en la calle se considera una falta grave y por ello pueden multarnos con hasta 30.000 euros.

Publicidad

En algunas ciudades sigue siendo bastante habitual ver vehículos abandonados en vías públicas, cuyo lento deterioro es peligroso para los vecinos y, desde luego, causan molestias si están ocupando una plaza de aparcamiento legítima. Abandonar un vehículo en la calle se considera una falta grave y por ello podemos denunciar esta situación y terminar con el problema. VER VÍDEO

Se considera que un vehículo ha sido abandonado en varios casos:

  • Si se inmoviliza y no se producen alegaciones del vehículo en los 2 meses siguientes.
  • Si permanece estacionado más de un mes con signos de deterioro o sin matrículas.
  • Si ha sido trasladado a un depósito y nadie lo reclama en un plazo de dos meses.
  • Para denunciar un vehículo abandonado y propiciar su retirada, los usuarios pueden dar parte a su propio ayuntamiento. Por norma general, los ayuntamientos permiten hacerlo por teléfono, Internet o de forma presencial, aunque depende de cada situación. Tras la denuncia, se hará una primera inspección y si tras un mes el vehículo sigue en el mismo lugar, se levantará un expediente y se retirará el vehículo al depósito municipal. Se notificará al dueño del vehículo su retirada y si no se reclama, terminará en un desguace.

La multa por abandonar un vehículo podría ascender a 30.000 euros. Siempre es recomendable dar de baja el vehículo y llevarlo a un desguace.

[[H3:Si dejas tu coche mal aparcado, la multa será lo de menos [VÍDEO]]]

En más de una ocasión, te habrás encontrado con coches mal aparcados en tu ciudad. En este vídeo, que se ha convertido en viral en redes sociales, se puede ver como un hombre decide gastar una broma pesada al conductor que decidió estacionar su vehículo en un lugar inapropiado.

El protagonista de dicho vídeo quiere hacer creer al propietario del coche que alguien se ha subido a su vehículo y ha orinado en él. Seguro que el disgusto, que se llevó el dueño del coche al ver la estampa, le haga no volver a plantearse aparcar en un lugar indebido.

 

Publicidad