Al suroeste de Inglaterra se encuentra la ciudad de Swindon una ciudad que alberga una curiosa rotonda apodada cómo ‘La Rotonda Mágica’. En la década de los 60 la ciudad se extendió considerablemente, produciendo un colapso en la circulación de la ciudad.

La solución la encontró una compañía independiente ‘British Transport Research Laboratory’ dedicada a la consultoría y servicio de investigación. Propuso una construcción aparentemente enrevesada: incorporar dos rotondas ya existentes a una mayor y añadir cinco más reducidas en su radio. El resultado fue un rotundo éxito para mejorar la circulación de la ciudad. Pero,... ¿Cómo funciona?