La gama de los SEAT Ibiza y Arona dejarán de comercializarse en Europa con los motores diésel 1.6 TDI de 95 CV, una solución que sigue el mismo camino que hace meses ya sufrieron las unidades con el bloque diésel con 115 CV. Los VW Polo y Skoda Fabia tampoco tendrán una alternativa de este tipo.

Sin un diésel en la gama, aquellos que busquen la máxima eficiencia o el menor coste de uso deberán poner sus ojos en los 1.0 TGI de 90 CV a metano. En gasolina el actual 1.0 TSI de 115 CV dejará de venderse y en su lugar estará la nueva entrega con 110 CV ya estrenada en los León, Golf y A3 que resulta más eficiente. Por debajo estarán los 1.0 MPI de 80 CV (no en Arona) y el mejorado 1.0 TSI con 90 CV.

Seat Arona | Seat

La buena noticia para aquellos que quieren un Ibiza con brío es que por fin será ofertada la mecánica 1.5 TSI de 150 CV en combinación con la caja de doble embrague DSG. Este bloque ya se ofrecía al principio y regresará el próximo otoño. Para conocer los precios y otros detalles habrá que esperar todavía unos meses.

En los mercados fuera de la Unión Europea la marca seguirá ofreciendo en los Ibiza y Arona opciones mecánicas diferentes, destacando los 1.0 MPI de 75 CV y 1.6 MPI en versiones con 90 y 110 CV, este último con cambio manual de cinco velocidades o la caja automática Tiptronic con seis relaciones.

Seat Arona | Seat