Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

En ciertas maniobras, siempre bien ejecutadas

Adelantamiento prohibido, pero no para todos: ¿cuándo puedo ignorar la línea continua?

Los adelantamientos son importantes en carretera, pero deben realizarse siempre con la máxima seguridad posible

Publicidad

Los adelantamientos son una de las maniobras más sensibles que deben llevar a cabo los conductores, de manera que debe realizarse siempre siguiendo unos estándares de seguridad muy grandes para minimizar los riesgos que supone llevar a cabo una maniobra de este calibre. No todos los conductores tienen la misma facilidad para adelantar, de la misma manera que no todos los coches tienen la misma potencia ni la misma facilidad para ganar velocidad.

Los adelantamientos pueden realizarse en todo tipo de vías siempre que estén permitidos. Son varias las señalizaciones que nos facilitan la comprensión a la hora de saber si es posible adelantar. Hablamos de las señales verticales, los paneles informativos y, como no puede ser de otra manera, las marcas viales pintadas en la propia calzada. Por supuesto, la clave de todo ello depende del conductor, que deberá atender a sus propios sentidos -incluyendo el sentido común- para llevar a cabo la maniobra de manera rápida y segura.

Los adelantamientos en zona prohibida: ¿cuándo están permitidos?

Todos los conductores sabemos (o deberíamos saber) que la línea continua en carretera supone la prohibición clara para adelantar: no es posible llevar a cabo un adelantamiento convencional en una vía cuando estamos circulando en un tramo en el que los carriles están separados por una línea continua.

Sin embargo, esta norma tiene sus excepciones, unas excepciones que implican a uno de los colectivos más débiles de la carretera: los ciclistas. Y es que, como bien apuntan desde la Dirección General de Tráfico, es posible adelantar a un ciclista o grupo de ciclistas aunque nos encontremos en un tramo con prohibición expresa de adelantamiento. Así pues, existen dos premisas que debemos cumplir a la hora de adelantar a un ciclista en un tramo con prohibición para adelantamientos:

Separación: es imprescindible respetar la mencionada distancia de seguridad, repetida hasta la extenuación por las autoridades, que nunca debe ser inferior a 1.5 metros entre el ciclista y el vehículo que lo adelanta.

Ausencia de riesgo para otros usuarios: no está permitido realizar un adelantamiento a un ciclista si durante el transcurso de la maniobra podemos poner en riesgo la integridad de otros usuarios. Esto significa que si nuestro adelantamiento coincide, por ejemplo, con la llegada a una curva sin visibilidad o a una construcción como pueden ser un cruce o una rotonda, no podremos adelantar.

Publicidad