La mala calidad del aire vuelve a estar en boca de todos los madrileños tras la aplicación del escenario 1 del protocolo anticontaminación por altos niveles de dióxido de nitrógeno, la primera bajo el mandato de José Luis Martínez-Almeida. Con esta situación, surgen de nuevo los debates sobre cómo se podría solucionar la situación.

El Ayuntamiento madrileño no ha tardado en reafirmar su postura con respecto a este asunto y lo ha hecho a través de su vicealcaldesa, Begoña Villacís. La edil de Ciudadanos ha defendido la propuesta Madrid 360, que, en sus palabras, es "un plan mucho más ambicioso porque tiene en cuenta que la mayor parte de los madrileños viven fuera de Madrid Central y también tienen derecho a vivir sin contaminación".

Una de las medidas más relevantes anunciadas por el Ayuntamiento es la puesta en marcha de varios aparcamientos disuasorios a la entrada de la ciudad. Estos lugares están conectados con estaciones de transporte público que permiten ir rápidamente al centro de Madrid, de forma que quienes vengan de fuera de la capital puedan dejar su coche allí y moverse en otro medio de transporte a su destino definitivo. "Estos aparcamientos tienen en cuenta que la mayor parte de los vehículos que circulan no son de personas de Madrid, sino que vienen a trabajar a Madrid", ha explicado Villacís. VER VÍDEO DE ARRIBA

Te puede interesar: Las novedades de Madrid Central que entran en funcionamiento en 2020

Madrid Central ha supuesto un antes y un después dentro del planteamiento de lucha contra la contaminación en Madrid, la capital de un país, España, que hasta ahora no había prestado especial atención a la problemática de la contaminación atmosférica.

Pese a que Madrid Central lleva tiempo ya en funcionamiento, son varias las modificaciones que ha sufrido en los últimos meses. La última gran modificación llegará el 1 de enero de 2020, cuando varios puntos clave de Madrid Central cambiarán para adaptarse a la nueva casuística de la ciudad. Así, conviene destacar las principales novedades que traerá 2020 para Madrid Central, que afectarán a miles de conductores.

  • Los vehículos sin etiqueta, expulsados del centro

Los vehículos más contaminantes, aquellos que no cuentan con etiqueta de la DGT, serán automáticamente expulsados del centro ya que no podrán acceder a Madrid Central ni siquiera para estacionar en un parking público ni, tampoco, contando con una invitación. Sólo podrán acceder los vehículos de residentes, y exclusivamente dentro del barrio de residencia.

  • Dos calles liberadas

El perímetro de Madrid Central se modifica: dos calles de uno de los extremos de Madrid Central salen del Área de Prioridad Residencial para volver a considerarse de libre circulación. Éstas calles son Mártires de Alcalá y Seminario de Nobles, un tramo de 100 metros.

  • Vehículos industriales, con nuevas normas

Las furgonetas de reparto, con una MMA menor a 3.500 kg, tampoco podrán acceder dentro de Madrid Central si no tienen etiqueta de contaminación de la DGT a excepción de aquellos destinados a cubrir urgencias de suministros de agua, electricidad, gas y telecomunicaciones en la vía pública dentro del perímetro.