BMW ha sorprendido a propios y extraños con la presentación de un prototipo muy particular. El vehículo se basa en el X7, el último SUV en llegar a la marca, convertido en pick-up. La trasformación ha sido realizada por los estudiantes del grupo BMW en colaboración con las divisiones de producción y tecnología de la firma alemana.

El modelo estará presente en la ciudad de Garmisch-Partenkirchen (Alemania), lugar donde la marca alemana celebra el evento BMW Motorrad Days, una aventura única que congrega a más de 40.000 moteros.

BMW X7 Pick-up | BMW

Este X7, reduce su habitabilidad de siete a cinco plazas, e incorpora un área de carga en madera pulida hecha a mano en tonalidad miel, que se combina con el azul marino metalizado del exterior.

Este compañero ideal de aventuras es idóneo para transportar bicicletas o motocicletas, como bien indica BMW con la F 850 GS, en un claro guiño a las capacidades de la pick-up. Para mejorar la capacidad de carga, esta versión incorpora suspensión neumática regulable en varias alturas. Bajo el capó, el propulsor elegido por los estudiantes ha sido el xDrive40i, que desarrolla 340 CV y 450 Nm de par motor.

BMW X7 Pick-up | BMW

La longitud de espacio de carga es de 140 cm o de 200 cm si abrimos el portón. En su producción, se ha logrado reducir en 200 kg el peso original del X7, gracias a la utilización de materiales más ligeros en los componentes del techo o puertas traseras. Esta cifra se consigue pese a que la pick-up mide 10 cm más que la versión SUV.

La concepción de este vehículo ha tenido un período muy breve de diez meses. En este espacio de tiempo, el prototipo ha pasado de ser un boceto a una realidad. Para llevar a cabo el proyecto, BMW utilizó una unidad de pruebas del X7, destinada a que los estudiantes pudiesen trabajar en él con total libertad.

BMW X7 Pick-up | BMW

Con el paso de los años esta pick-up se recordará como un prototipo único, ya que la marca alemana ya ha anunciado que no está entre sus plantes producir este modelo en serie.