El 5 de abril de este año, Renault establecía un nuevo récord en los 20,6 km de Nordschleife con el Mégane R.S. Trophy-R. El tiempo de 7 minutos y 40,1 segundos, colocaba al francés como el tracción delantera más rápido en el ‘Infierno Verde’. A escasos meses de su llegada al mercado, Renault ha desvelado los detalles de la versión más radical del compacto.

Renault Megane Trophy | Renault

‘Made in Spain’, el Trophy-R será producido en la factoría española de Palencia y a finales de 2019 empezará la comercialización de esta versión en una serie limitada de 500 ejemplares numerados.

El Mégane R.S. Trophy-R hereda el propulsor de la versión Trophy, el 1.8 de 300 CV a 6.000 rpm con un par motor de 400 Nm. Asociado únicamente a una caja manual de seis relaciones, tracción delantera y diferencial autoblocante Torsen, las cifras sitúan al modelo en un 0 a 100 km/h en 5,4 segundos con una velocidad máxima de 262 km/h.

Renault Megane Trophy | Renault

El fabricante destaca las tres cualidades en las que los ingenieros de Renault más énfasis han puesto: peso, unión al suelo y aerodinámica. Así, se ha aligerado el peso del mismo en 130 kg (1.306 kg en total) gracias al rediseño del eje trasero, la eliminación de la banqueta trasera, la presencia de un nuevo escape Akrapovic de titanio o la aparición del carbono en el difusor, capó del modelo o en las llantas opcionales de 19 pulgadas. Todos estos elementos consiguen aligerar el peso del modelo en la báscula.

Renault Megane Trophy | Renault

Para mejorar la eficiencia en pista, se han incorporado amortiguadores Öhlins regulables en comprensión y altura, neumáticos Bridgestone Potenza S007 específicos para este coche o un sistema de frenado a la altura de un coche de competición: pinzas Brembo de 355 mm que, como opción exclusiva, pueden ser frenos carbono-cerámicos de 390 mm.

Renault Megane Trophy | Renault

Como colofón, Renault ha trabajado la aerodinámica del vehículo para proporcionar un mejor paso por curva y una mejor circulación del aire, con carenados bajo la carrocería, la presencia del mencionado difusor de carbono y un control térmico del modelo más optimizado, con varias tomas de aire, que son novedad en el Mégane.