Una asociación de consumidores francesa, UFC-Choisir, ha alertado sobre un defecto en motores Renault fabricados en Valladolid entre 2012 y 2016. El motor afectado es el 1.2 turbo de gasolina, que tendría un defecto de diseño que provoca un consumo excesivo de aceite, provocando averías de manera prematura. El número de motores defectuosos podría alcanzar las 600.000 unidades en toda Europa.

Este motor 1.2 de gasolina, compartido por Renault y Nissan como fruto de su alianza, tiene por código interno la nomenclatura H5FT y comercialmente se le ha denominado TCe en Renault y DIG-T en los Nissan. Se dejó de fabricar en 2016, siendo sustituido por el 1.3 TCe, y ofrecía potencias de entre 115 y 130 CV. La factoría de Renault en Valladolid lo fabricó entre octubre de 2012 y julio de 2016.

Renault Captur TCE | Renault

Durante esos años se montó en todo tipo de modelos de Renault, Dacia y Nissan: desde el Clio hasta el Kadjar, pasando por Mégane, Captur, Scénic y Kangoo; los Dacia Duster, Lodgy y Dokker; y los Nissan Qashqai, Captur y Juke.

Al parecer, una presión demasiado baja en el colector de admisión es lo que provoca este consumo excesivo de aceite. Esta circunstancia se da especialmente en uso urbano, quemándose aceite durante el proceso de combustión, y puede acabar generando una avería fatal.