Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Un problema que puedes detectar por ti mismo

4 señales de que tu coche está contaminando más de lo debido

El control de las emisiones contaminantes de nuestro coche es básico de cara a circular de manera legal y respetuosa con el medio ambiente. Detectar un problema de manera prematura puede ser vital.

Publicidad

Los coches modernos son mucho más avanzados que aquellos que podíamos comprar hace unos años, siendo el potencial contaminante uno de los factores en los que más mejoras se han aplicado. De esta manera, los coches que podemos adquirir en la actualidad son mucho menos contaminantes a nivel de emisiones que un vehículo a la venta pongamos, por ejemplo, hace una década.

Sin embargo, un mal funcionamiento del motor o del sistema de tratamiento de los gases de escape puede provocar un aumento sustancial de los gases contaminantes expulsados por el tubo de escape, lo que supone un gran problema de contaminación que, además, puede significar un 'suspenso' en la próxima ITV, una avería adicional en el vehículo o, incluso, una inmovilización del coche por parte de las autoridades. Por eso, controlar el buen funcionamiento del motor de nuestro coche es fundamenta: presta atención a estas 4 señales.

4 señales: tu coche contamina más de lo que debe

  • Olor: si detectas un olor anormal en los gases de escape de tu coche (generalmente olor a huevo podrido) debes llevar a revisión tu coche, ya que significa que es posible que el sistema de inyección de tu vehículo no funciona correctamente.
  • Sonido: si escuchas sonidos similares a golpeteos o a piedras sueltas en tu sistema de escape, es posible que parte de la estructura interna del catalizador se haya desprendido, de manera que no va a funcionar correctamente y, por tanto, los gases de escape no están siendo tratados como deberían antes de expulsarse a la atmósfera.
  • Humo: si detectas humo de color negro o de color azul saliendo del escape de tu coche en una proporción que no se ajusta a su funcionamiento normal, significa que estás emitiendo gases de escape con una concentración de contaminantes más alta de lo que debería.
  • Vibraciones: Vibraciones anómalas en el motor de tu coche suponen un mal funcionamiento del propulsor. Si además notas que la potencia que entrega el motor no es la adecuada o que, además, el sonido y el tacto no es el habitual, es más que posible que algún elemento relacionado con la mezcla de combustible no esté funcionando correctamente.

Publicidad