Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

La DGT te recuerda los puntos clave

Los 3 tipos de rotonda y las 3 claves para completarlas sin peligro

Las rotondas y glorietas han facilitado nuestro día a día en la carretera, pero no son pocos los conductores que se siguen "liando" con los diferentes tipos de glorietas

Publicidad

Las rotondas no eran la norma hace unas cuantas décadas, pero la realidad es que a día de hoy este tipo de construcciones se han popularizado de manera masiva, de forma que es prácticamente imposible realizar un trayecto en coche, especialmente en terreno urbano y periurbano, y no encontrarnos con al menos una rotonda que negociar.

La mayoría de conductores saben que hacer en las rotondas, pero también son muchos los que, debido a las peculiaridades de este tipo de vías, pueden encontrarse en una situación comprometida cuando se enfrentan a una rotonda o glorieta, más aún si tenemos en cuenta que en los últimos años han surgido nuevos tipos de rotondas, cada una con sus peculiaridades, que hacen que los conductores tengamos que ir con los ojos bien abiertos a la hora de atravesar una de estas infraestructuras.

La DGT es consciente de ello, de ahí que haya lanzado un recordatorio público en el que repasa los tres tipos de rotonda o glorieta existentes, dándonos a la vez tres claves para que circular por una rotonda no se convierta en una situación traumática.

3 tipos de rotonda, y 3 claves para salir airosos

La primera rotonda es la clásica, formada por uno o dos carriles: uno exterior y otro interior. En ese caso, las claves son claras:

  • El vehículo que circula en la rotonda siempre tiene preferencia respecto a los que se van a incorporar
  • Sólo está permitido abandonar la rotonda si se circula por el carril más exterior de la misma
  • Es obligatorio señalizar con el intermitente la intención de abandonar la rotonda y, en caso de que sea posible, el cambio de carril dentro de la propia rotonda

La segunda rotonda a la que nos podemos enfrentar es la denominada como "turborotonda", menos común pero cada vez más aplicada en vías urbanas con cierta densidad de tráfico:

  • El carril exterior se puede utilizar únicamente para abandonar la rotonda en la primera salida (giro a la derecha) o para seguir recto
  • No está permitido realizar cambios de carril en el interior de una turborotonda
  • El carril interior se puede utilizar únicamente para seguir recto, girar a la izquierda o realizar un cambio de sentido, pero no para girar a la derecha

Por último, nos podemos encontrar con las glorietas partidas, aquellas que cuentan con carriles centrales que atraviesan la circunferencia propia de la rotonda:

  • En caso de no contar con señalización, rige la norma general de prioridad de la derecha
  • El carril exterior sirve para girar a la derecha o seguir recto, pero también para girar a la izquierda. Para esta última maniobra, deberá colocarse en el carril derecho de los habilitados dentro de la rotonda
  • Si se accede a la rotonda por el carril interior sólo está permitido girar a la izquierda, maniobra únicamente permitida a través de los carriles perpendiculares de la glorieta

Publicidad