Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

CADA VEZ MÁS POPULARES

Los 3 secretos que hacen que el precio de las gasolineras low-cost sea más barato

Las gasolineras low-cost no paran de ganar adeptos gracias a sus carburantes a precios más reducidos, pero...¿cómo lo consiguen?

Publicidad

Nadie es ajeno a estas alturas de la espectacular escalada en el precio de los combustibles que todos estamos viviendo: numerosos factores, incluidos algunos a nivel mundial, han provocado un incremento muy notable en el precio que pagamos todos los españoles por cada litro de combustible que tenemos que repostar si queremos seguir utilizando nuestros vehículos. En las últimas semanas, de hecho, no hemos parado de asistir a una rotura tras otra del precio histórico tanto del diésel como de la gasolina.

Las gasolineras "low-cost", las gasolineras de bajo coste, no son un invento que acaba de llegar: llevan muchos años entre nosotros, aunque la realidad es que su presencia era minoritaria. Sin embargo, en los últimos años el número de este tipo de gasolineras se ha multiplicado sustancialmente, ganando además en popularidad gracias como ya hemos comentado a un precio a la hora de repostar sensiblemente inferior al de las petroleras tradicionales y establecidas.

¿Cuáles son los secretos de las gasolineras low-cost?

Las gasolineras low-cost se distinguen de las estaciones de servicio tradicionales principalmente por el precio más bajo de sus productos, pero...¿cómo consiguen ofrecer precios que en ocasiones suponen ahorros superiores a los 20 céntimos de euro por cada litro repostado?

  • Compras mayoristas: las cadenas low-cost de combustibles adquieren grandes cantidades a mayoristas, lo que les permite ahorrar en la adquisición inicial. Ese ahorro inicial se traduce también en precios más estables, ya que al contar ya con la materia prima en su poder, no dependen de las cotizaciones diarias de los productos petrolíferos.
  • Ausencia de aditivos y menor oferta: ante todo, tranquilidad: los combustibles que repostas en una estación de servicio low-cost son los mismos que puedes repostar en cualquier otra gasolinera, con la salvedad de que éstos últimos cuentan con una serie de aditivos desarrollados específicamente por la empresa petrolera en cuestión. Esos aditivos pueden mejorar el comportamiento y la eficiencia del combustible, pero no suponen una diferencia de calidad final. Además, seguro que te has fijado en que la mayoría de empresas low-cost no ofrecen los combustibles más caros y a la vez menos populares, lo que les permite ahorrar también en gastos de distribución y almacenaje.
  • Instalaciones: es prácticamente imposible que encuentres una estación de servicio low-cost con un montón de servicios de restauración o compras, como sí es más habitual encontrar entre las estaciones de servicio más tradicionales. La ausencia de personal -o de la mayor parte del mismo- y de este tipo de servicios permite también que estas empresas low-cost ahorren dinero y, por tanto, puedan ajustar más el precio de los carburantes.

También te puede interesar: ¿Se puede utilizar el teléfono móvil para pagar en una gasolinera?

Publicidad