PARA MEJORAR TU SEGURIDAD

Los 3 enemigos que la DGT quiere que conozcas si usas la moto en ciudad

Las motos -especialmente las más pequeñas- y la ciudad parecen dos elementos indisolubles: cada vez más unidas entre sí, las motocicletas la respuesta para cada vez un mayor número de personas que buscan un medio de transporte para la ciudad que sea rápido, eficaz, barato y sencillo de utilizar.

Publicidad

En los últimos años el número de motocicletas en nuestro parque móvil ha aumentado de manera radical, de forma que cada vez es más frecuente encontrar a conductores de vehículos de cuatro ruedas que para sus desplazamientos diarios y rutinarios, especialmente si residen en núcleos urbanos con una alta densidad de tráfico y con una baja disponibilidad de aparcamiento, deciden dar el paso y dejar aparcado su coche para pasar a utilizar una pequeña motocicleta con la que moverse de manera ágil y rápida por las calles de la ciudad.

No hay que olvidar que cualquier persona que cuente con el permiso de conducir B1 puede conducir motos de hasta 125 cc si la antigüedad de su permiso es superior a los 3 años, lo que también facilita en gran medida el acceso a estos pequeños vehículos de dos ruedas. Impulsadas también por su bajo coste de utilización y compra respecto a un coche, lo cierto es que en la actualidad también existen, como sucede en los coches, alternativas eléctricas que reducen todavía más su coste de utilización.

En cualquier caso, es evidente que la utilización de una motocicleta comporta una serie de ventajas aunque, eso sí, también implica una serie de inconvenientes: el factor meteorológico incide en mayor medida que en caso de viajar en coche, su comodidad no es la misma y, por supuesto, la protección en caso de una situación crítica no es ni siquiera comparable a la que puede ofrecer el más pequeño y sencillo de los turismos que circulan por nuestras calles y carreteras.

Los 3 peligros a los que la DGT no quiere nunca que te enfrentes

La Dirección General de Tráfico es consciente de ello, de manera que nos recuerda cuáles son, literalmente, los tres peores peligros a los que un usuario de moto va a tener que enfrentarse en ciudad. A través de su perfil de Twitter nos hace un repaso:

  • Bolardos y bloques que separan carriles: el equilibrio es clave para avanzar con seguridad en la moto. Un pequeño golpe contra cualquier elemento que nos encontremos en la calzada, por blando y flexible que sea, puede hacer que perdamos el control de nuestra moto y nos vayamos al suelo.
  • Restos de aceite y neumáticos en el asfalto: este punto es fundamental, ya que la adherencia de nuestra motocicleta está claramente limitada respecto a un coche. De esta manera, debemos extremar la precaución a la hora de circular si nos encontramos con restos de aceite o fluidos en la calzada. Por otro lado, si comienza a llover y estamos circulando en moto, debemos tener claro que las primeras gotas son las más peligrosas, ya que se encargan de 'levantar' toda la suciedad incrustada en el asfalto.
  • Guardias tumbados: los 'guardias tumbados', como menciona la DGT, son en realidad los badenes y resaltos que tan de moda se han puesto en los últimos años. Si bien la idea es buena, muchos de los resaltos que nos encontramos en la calzada pueden provocar daños en nuestro vehículo o una pérdida de equilibrio en caso de ir en moto si los atravesamos demasiado rápido.

También te puede interesar: Si te vas a sacar el carnet o te toca renovarlo, esto te interesa: así cambia el reconocimiento médico

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad