La llegada de las nuevas tecnologías al mundo del automóvil ha hecho que nuestros coches se conviertan, más que nunca, en una especie de gigantescos ordenadores con ruedas, capaces de conectarse con el exterior, con las infraestructuras e, incluso, con otros vehículos, todo para mejorar nuestra seguridad y nuestra comodidad.

Sin embargo, estas tecnologías no sólo están disponibles para los vehículos más modernos sino también para coches antiguos. Ahora, es posible convertir nuestro vehículo en un coche conectado. VER VÍDEO.