La crisis del coronavirus ha cambiado nuestras perspectivas futuras de movilidad. Todavía no hemos salido del confinamiento y ya son muchas las personas que cambiarán su forma de ir al trabajo en el futuro próximo.

El transporte público puede ser una fuente de aglomeraciones y son muchos quienes lo querrán evitar para reducir el riesgo de contagio. Hay quienes temen que esto repercuta en un aumento del uso del vehículo privado, con la consecuencia de un mayor tráfico en las carreteras y una subida de emisiones. Ciudades como Milán, de las más afectadas por el coronavirus, ya han planteado planes para reforzar, en su lugar, el uso de la bicicleta.

Piensa en bici, Bicicleta eléctrica | Agencias

Esta idea también la comparten en la Red de Ciudades por la Bicicleta (RCxB), que ha solicitado al gobierno un plan de promoción de este medio de transporte. Según la RCxB, la crisis del coronavirus forzará a realizar cambios en la movilidad urbana y la bicicleta es una alternativa a potenciar en esta situación.

El Barómetro de la Bicicleta de 2019 indica que el 72% de los hogares españoles dispone de por lo menos una bicicleta. Además, la mitad de la población española entre 12 y 79 años (51%) utiliza la bici con alguna frecuencia, aunque sea baja. No es una mala posición inicial para lograr su despegue.

Te contamos qué medidas propone RCxB para incentivar la bicicleta, incluidas ayudas a la compra, especialmente para las de carga electrica.VER VÍDEO