El coche eléctrico continúa su camino de expansión: cada vez son más los modelos disponibles y cada vez son más eficaces en su planteamiento: más eficientes, más dinámicos, más asequibles. Sin embargo, un buen coche eléctrico no sirve de nada si no contamos con una infraestructura de carga competente.

En la actualidad la red de puntos de carga es, sin lugar a dudas, uno de las piedras de toque del coche eléctrico, un punto clave que genera dudas entre los potenciales clientes. Sin embargo, en los últimos meses estamos asistiendo a la puesta en marcha de cada vez más puntos de carga rápidos, con al menos 50 kW de potencia, que permiten recargar en poco tiempo la batería de los vehículos eléctricos compatibles para que puedan continuar el viaje.

Hace apenas unos días Repsol anunciaba, en colaboración con IBIL, la puesta en funcionamiento del punto de carga más potente de toda Europa, situado en nuestro país, con hasta 400 kW de potencia disponible. Ahora es IONITY, una de las redes de carga más amplias y avanzadas, la que llega por fin a España tras años de presencia en toda Europa.

La primera estación de supercargadores de IONITY está situada en la localidad de Pallejá, en la provincia de Barcelona, a apenas 10 kilómetros de la capital. Situada en una gasolinera de Cepsa, se han instalado cuatro cargadores rápidos, con potencias pico de hasta 350 kW. Y esto es solo el principio: antes de que termine 2019 habrá otras ocho estaciones de supercargadores de IONITY ya operativas, repartidas por diferentes puntos del país.