“Es un vehículo sostenible, saludable y una buena opción para desplazarse en todo momento. También ahora”. Con este mensaje, la Dirección General de Tráfico (DGT) se unía al Ministerio de Transición Ecológica en su campaña de fomento del uso de la bicicleta. Y es que, según las autoridades, en la salida por fases de la crisis del coronavirus, este vehículo puede desempeñar un papel fundamental ya que es un medio de transporte limpio, sostenible y que, sobre todo, ayuda a mantener el distanciamiento social.

Tráfico se ha mostrado a favor del uso la bicicleta como medio de transporte en la ciudad. La DGT apoya, así, los planes del Ministerio de Transición Ecológica. Su titular, Teresa Ribera, se ha reunido con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) para encontrar la manera de impulsar la bicicleta como principal medio de transporte en la ciudad.

Así las cosas, ha pedido a los ayuntamientos que potencien su uso durante las fases de la desescalada con una serie de propuestas dirigidas especialmente a las ciudades con más de 5.000 habitantes. ¿En que consisten esas medidas? VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar... Proponen al Gobierno un plan PIVE para bicicletas tras el COVID-19

La crisis del coronavirus ha cambiado nuestras perspectivas futuras de movilidad. Todavía no hemos salido del confinamiento y ya son muchas las personas que cambiarán su forma de ir al trabajo en el futuro próximo.

El transporte público puede ser una fuente de aglomeraciones y son muchos quienes lo querrán evitar para reducir el riesgo de contagio. Hay quienes temen que esto repercuta en un aumento del uso del vehículo privado, con la consecuencia de un mayor tráfico en las carreteras y una subida de emisiones. Ciudades como Milán, de las más afectadas por el coronavirus, ya han planteado planes para reforzar, en su lugar, el uso de la bicicleta.