Centímetros Cúbicos » Movilidad

Y que son vitales

Los elementos de la bicicleta que la DGT quiere que revises para ir más seguro

Aunque una bicicleta no tiene tantos componentes como un coche, es necesario revisarla y comprobar que se encuentra en un estado óptimo.

Publicidad

La forma en la que nos movemos está cambiando drásticamente, y no solo de la mano del vehículo eléctrico, sino de los VMP en general. Así, nos encontramos con cada vez más ciudadanos haciendo uso del patinete o de la bicicleta, una forma más barata y ecológica de desplazarnos. Sin embargo, esto no impide que requieran de un mantenimiento básico y esencial, motivo por el que la DGT recuerda los elementos de la bicicleta que debemos revisar para poder desplazarnos con más seguridad.

Y es que, al fin de cuentas, la bicicleta también cuenta con una serie de componentes fundamentales para su correcto funcionamiento. Es cierto que no implican, ni muchísimo menos, la complejidad mecánica de un coche, aunque ahora existen variantes eléctricas que hay que tratar con algún matiz, pero esto no nos exenta de cuidar frenos, cableado y neumáticos entre otros componentes para poder circular lo más tranquilos posibles.

Al igual que llevar a cabo una circulación responsable respetando las leyes que atañen a los VMP y emplear correctamente complementos de seguridad como el casco depende de nosotros, también depende el estado de esos componentes necesarios se encuentren en buen estado. Teniendo en cuenta que ni su mantenimiento es caro ni complicado, más razón para hacerlo concienzudamente.

Debemos ser conscientes de que los frenos de una bici son elemento fundamental, por lo que su buen funcionamiento y estado son cruciales. Así, es necesario cambiar el líquido y revisar el cableado de manera regular, sobre todo después de largas temporadas sin usar la bicicleta, ya que pueden haberse corroído o simplemente perder eficacia.

Por otra parte, también debemos asegurarnos de que el cuadro de la bicicleta está perfecto. Este puede sufrir oxidaciones, perder tensión y romperse, lo que provocaría una fuerte caída que podría derivar en algo más grave. Además, debemos asegurarnos de que es el adecuado para nuestra altura a la hora de comprar una bicicleta para asegurar una posición cómoda a sus mandos.

Por último pero no por ello menos importante la horquilla de la bici. En esta se instaura la rueda delantera, por lo que es también de suma importancia que sus condiciones sean óptimas. Para comprobarlo, podemos mover la bicicleta hacia delante y hacia atrás mientras mantenemos el freno delantero accionado, asegurándonos así de que ni la horquilla ni la dirección se mueven, de lo contrario tendremos que cambiarla.

Publicidad