El Suzuki SX4 S-Cross es un crossover de tamaño compacto que tiene la complicada misión de plantar cara a los Nissan Qashqai, Mitsubishi ASX y Renault Kadjar entre otros. Sólo se ofrece con una carrocería de cinco puertas de aspecto inocente. Desde que fuera lanzado en 2013 muchos son los que piensan que el S-Cross tiene un gran parecido con el Nissan Qashqai de anterior generación desde algunos ángulos como el tres cuartos trasero. Sin embargo es un desarrollo propio de Suzuki adaptado para satisfacer los gustos a nivel global.

suzuki-sx4-s-cross4 | Centímetros Cúbicos

La calidad de realización en el interior es normal para su segmento. Las zonas superiores del salpicadero están recubiertas de materiales acolchados agradables al tacto pero en las inferiores algunos plásticos no transmiten la misma buena sensación. Los ajustes están cuidados e integra molduras decorativas que mejoran la impresión visual. Una de las virtudes del SX4 S-Cross está en su amplio habitáculo. Tanto en las plazas delanteras como en las traseras se disfruta de buenas cotas de altura y de espacio para las piernas, siendo la anchura trasera la única medida algo crítica si se desea introducir a tres adultos. La capacidad de maletero con 430 litros cumple bien y es suficiente para el equipaje de cuatro personas.

suzuki-sx4-s-cross21 | Centímetros Cúbicos

En el momento de escribir estas líneas el SX4 S-Cross se puede adquirir asociado a los niveles de terminación GL, GLE, GLX y GLX-EL. En todos ellos son de serie el aire acondicionado, elevalunas eléctricos, ordenador de viaje, cierre centralizado, espejos térmicos, sistema de audio, múltiples airbags, etc. Las posibilidades de equipamiento son mucho más limitadas que en otros modelos rivales. Pueden tener climatizador automático, un enorme techo solar deslizante, tapizado en piel, asientos térmicos y cámara de visión posterior pero carecen de otros como la alerta de cambio de carril, detector de objetos en ángulo muerto o el cambio automático de luces cortas/largas.

suzuki-sx4-s-cross16 | Centímetros Cúbicos

Debido al escaso éxito comercial que ha tenido en España, la firma japonesa realizó algunos cambios durante el último trimestre del 2015 reduciendo la oferta. En gasolina se puede adquirir con un motor de 1,6 litros que desarrolla 120 CV y que da un nivel de prestaciones satisfactorio. Este bloque puede ir asociado al sistema de tracción sencillo a las ruedas delanteras o bien a la total. El cambio siempre es manual de cinco velocidades y sólo las unidades más caras incluyen de serie el sistema Stop&Start. En cuanto al diésel, Suzuki ofrece un 1,6 litros con 120 CV que destaca por su buen nivel de prestaciones y unos consumos muy ajustados en condiciones reales. Está ligado a una caja de cambios manual de seis velocidades y desde el reajuste de la gama sólo se vende con tracción delantera. Tampoco puede tener sistema Stop&Start, un elemento que antes sí podían tener.