La quinta generación del Cherokee está a la venta en el mercado español desde mediados del 2013. A diferencia de sus predecesores ahora está pensado para un uso más asfáltico en la mayoría de las versiones salvo en aquellas denominadas “Trailhawk” que tienen una preparación específica off-road. Con 4,62 metros de longitud, el Cherokee es una alternativa a los BMW X3, Audi Q5 y Mercedes GLC entre otros. Su principal seña de identidad está en su diseño, con un frontal muy personal y diferenciado que lo hacen reconocible al primer vistazo. Ha ganado en deportividad sin perder elegancia.

jeep-cherokee17 | Centímetros Cúbicos

En el interior el salto cualitativo experimentado respecto a los anteriores Cherokee es enorme. Ahora cuentan con materiales más cuidados y agradables al tacto, una distribución de todos los mandos más lógica y unas posibilidades de equipamiento muy superiores. Entre los elementos más importantes que pueden tener hay que mencionar el control de crucero adaptativo, alerta de cambio de carril involuntario, faros de xenón, portón posterior automático, detector de objetos en ángulo muerto y maniobras de marcha atrás, freno de mano eléctrico, un enorme techo solar panorámico doble, asientos con ventilación, etc.

jeep-cherokee28 | Centímetros Cúbicos

La conectividad está garantizada con los sistemas UConnect con pantalla táctil. Desde ahí se controlan el equipo de sonido, navegación, cámara posterior, acceso a apliaciones e internet y otras muchas funciones. Disponible sólo en versiones con cinco plazas, tiene uno de los habitáculos más amplios de la categoría tanto en los asientos delanteros como en la fila posterior, destacando el espacio longitudinal y un ancho suficiente para que tres adultos puedan sentarse atrás sin excesivos problemas. El maletero con 412 litros mínimos es pequeño en comparación con sus rivales pero la banqueta trasera deslizante permite aumentar el volumen hasta los 500 litros. Si se abaten los respaldos se pueden alcanzar los 1.267 litros, lo que no es mucho.

jeep-cherokee9 | Centímetros Cúbicos

La oferta de motores en gasolina se limita a un único bloque 3.2i V6 con 271 CV de potencia que se combina con una transmisión automática con nueve velocidades y a la tracción total Active Drive I. En el nivel de acabado Trailhawk este motor incluye una tracción total más completa denominada Active Drive Lock. En ambos el nivel de prestaciones de este motor es bueno pero los consumos son muy elevados. En cuanto a la gama diésel, arranca con un 2.0 Multijet con 140 CV de potencia en combinación con una caja manual de seis velocidades. Se comercializa sólo con tracción delantera, lo que permite reducir el precio de entrada y el gasto de combustible. Por encima hay dos alternativas asociadas al nuevo 2.2 CRD con 185 y 200 CV de potencia. Ambos están combinados con una transmisión automática de nueve velocidades y al sistema de tracción total a las cuatro ruedas Active Drive I. Estas dos opciones mueven con soltura la carrocería del Cherokee sin elevar los consumos, siendo las más apropiadas si se quieren adquirir con tracción 4x4.