Bosch y Daimler se han fusionado para aprovechar al máximo sus tecnologías. El resultado: la conducción automatizada; en concreto, la independencia del vehículo-piloto a la hora de aparcar. Este "show" se exhibirá en el Museo Mercedes-Benz en Sttugart, Alemania.

Se accede al servicio de estacionamiento con aparcacoches automatizado a través de una aplicación para un teléfono inteligente sin requerir de un conductor. Esto lo convierte en la primera función de aparcamiento SAE Nivel 4 completamente automatizada y sin conductor, aprobada oficialmente para su uso diario.

¿Cómo funciona?

Con un smartphone. Al llegar al aparcamiento deseado, el conductor debe salir del vehículo. Es con el teléfono móvil con la herramienta que se dirige al coche: se le asigna el espacio deseado y se aparca. Más tarde, el coche regresa al punto de entrega exactamente de la misma manera. Este proceso se basa en la interacción entre la infraestructura inteligente del garaje de aparcamiento suministrada por Bosch y la tecnología automotriz de Mercedes-Benz.

Aparcamiento automatizado | Daimler

Los sensores Bosch vigilan el carril de conducción así como los alrededores aportándole al vehículo la información necesaria para guiarle. Cuando el vehículo ya dispone de la totalidad de la información, éste se encarga de convertir esos comandos de información en maniobras de conducción. De esta manera, los coches pueden incluso subir y bajar rampas para moverse entre los distintos pisos del aparcamiento. En caso de haber obstáculos, como peatones u otros automóviles, el vehículo sin conductor se detiene de inmediato.

La prioridad de ambas empresas ha sido la seguridad. Por ello se han tenido que llevar a cabo ciertas pruebas que requerían de una aprobación adecuada para que dicho proyecto piloto se llevase a cabo.

Aparcamiento automatizado | Daimler

El matrimonio Bosch-Daimler nos remonta al 2015

Para conocer los comienzos de la iniciativa hemos de remontarnos al 2015, año en el que el aparcamiento automatizado fue presentado al público por primera vez. A partir de 2018, los visitantes del museo podrían utilizar el servicio de aparcamiento acompañados por personal de seguridad.

Otro hito para Bosch y Daimler ha sido la aprobación final por las autoridades para que el uso automatizado a la hora de aparcar se comercialice lo antes posible a pesar de que la experiencia ya se pueda vivir en el Museo Mercedes-Benz.