Centímetros Cúbicos » Competición

El australiano ganó la edición 2018 de la gran carrera americana

Will Power conquista sus primeras 500 Millas de Indianápolis

El español Oriol Servià lideró en los compases finales, pero no pudo clavar su estrategia en las 500 Millas de Indianápolis. El estadounidense Alexander Rossi ofreció espectáculo a raudales remontando desde la 32ª posición.

Will Power conquista sus primeras 500 Millas de Indianápolis

Centímetros Cúbicos Will Power conquista sus primeras 500 Millas de Indianápolis

Publicidad

Eloy Entrambasaguas | Madrid
| 29.05.2018 11:34

Después de dos años de dominio de Andretti y Honda el equipo más laureado de la historia de las 500 Millas de Indianápolis regresó a lo más alto. Will Power devolvió a Penske al Victory Lane llevándose así su primer triunfo en la gran cita del mundo de los monoplazas en Estados Unidos. El australiano ya había ganado en el Indianapolis Motor Speedway hasta en tres ocasiones, la ultima este mismo mes, en su trazado rutero, pero no siendo un especialista en óvalos su victoria no deja de ser una sorpresa relativa.

Y es que tanto Chevrolet como Penske demostraron estar un paso por encima de sus rivales durante el mes de mayo. Cierto es que la pole fue para el local Ed Carpenter con su propio equipo, pero no menos cierto es también que Carpenter siempre brilla en clasificación: se trataba de su tercera pole. En todo caso los cuatro coches de Penske entre los nueve primeros no dejaban lugar a la duda, si bien se esperaba más de Josef Newgarden y Helio Castroneves que de Will Power y Simon Pagenaud.

El día de la carrera estuvo marcado por el calor, las dificultades para adelantar y la inestabilidad de los coches en curva, probablemente consecuencia de los nuevos aerokits introducidos esta temporada. Así, presenciamos cierta estabilidad en cabeza de carrera, con Ed Carpenter alternándose con los Penske y Tony Kanaan, mientras se sucedían las bajas por accidente: primero el vencedor en 2017 Takuma Sato impactó con James Davison y posteriormente perdieron el control de sus monoplazas Ed Jones, Danica Patrick en su última carrera profesional, Sébastien Bourdais, Helio Castroneves y Sage Karam.

Tal cantidad de banderas amarillas provocó que el abanico de estrategias fuera extremadamente amplio y ahí apareció una oportunidad para Oriol Servià, que pilotaba de nuevo para Rahal Letterman Lanigan aunque asociado a una estructura de GT, Scuderia Corsa. El catalán lideró la parte final de la prueba cruzando los dedos para que las banderas amarillas le permitieran llegar a meta. Y pareció sonreírle la suerte cuando a doce vueltas del final Tony Kanaan perdió el control de su coche.

Oriol Servià | Centímetros Cúbicos

Pero, la resalida de Servià fue mala y no sólo se vio superado por Stefan Wilson y Jack Harvey a igualdad de estrategia, sino que además le faltaron un par de vueltas para llegar a meta. Ello dejó vía libre para que Will Power, que se había deshecho previamente de Scott Dixon (quien apostó al ahorro de combustible y acabó tercero, tras Ed Carpenter) conquistara su primer triunfo en Indianápolis. Servià acabó 17º tras parar a dos vueltas del final.

Posiblemente, la sensación de la prueba fue Alexander Rossi. El ganador en 2016 debió salir 32º tras una mala clasificación y no sólo remontó sino que además ofreció espectáculo al ser de los pocos pilotos que se atrevió a adelantar por fuera durante toda la jornada, lo cual le valió un meritorio cuarto puesto final.

Alexander Rossi | Centímetros Cúbicos

Publicidad