Centímetros Cúbicos » Competición

Centímetros Cúbicos

Volkswagen y Johan Kristoffersson se proclaman campeones del World RX

Volkswagen y Johan Kristoffersson se proclaman campeones del World RX

volkswagen-psrx-world-rx-johan-kristoffersson-2017-2.jpg

Centímetros Cúbicos WRX Latvia 2017

Publicidad

Tan sólo necesitó diez pruebas al volante del Volskwagen Polo GTI Supercar construido por Volkswagen Motorsport para coronarse Campeón del Mundo de RallyCross. Johan Kristoffersson ha acumulado este año seis victorias, cinco de ellas consecutivas, a lo que hay que sumar que no se ha bajado del podio del World RX desde la segunda cita, la disputada en el trazado portugués de Montalegre. Hijo de un ex-piloto de rallycross, Tommy Kristoffersson, sus actuaciones durante las últimas dos temporadas del campeonato organizado por IMG revelaban una gran proyección, consiguiendo la victoria en la prueba lusa en 2015 al volante de un Volkswagen Polo 4x4 T16 del equipo privado sueco, Marklund Motorsport y puesto en competición por Volkswagen Suecia. Tras una temporada 2016 en la que su crecimiento como piloto dentro del World RX se vio limitada por el rendimiento de su montura. Sólo un triunfo en 2016, en Loheac, compartiendo equipo con Anton Marklund, piloto que este mismo fin de semana conseguía ser Campeón de Europa de Supercars tras decidir dar un paso atrás en su carrera. En el caso de Kristoffersson, le llegó la oportunidad de contar con un mejor asiento al fichar por el equipo PSRX. Su llegada, junto al bicampeón del World RX y Campeón del WRC 2003, Petter Solberg, le permitiría gozar del nuevo proyecto iniciado por el ex piloto mundialista, el cual contaba con la implicación de una Volskwagen Motorsport que acababa de decidir cerrar el programa en el Mundial de rallies a finales de 2016.

volkswagen-psrx-world-rx-johan-kristoffersson-2017-3.jpg
WRX Norway 2017 | Centímetros Cúbicos

La llegada del nuevo equipo PSRX-Volskwagen Suecia suponía una auténtica revolución para el Mundial de RallyCross. Tras un breve periodo de adaptación en las tres primeras, las cuales serían dominadas por el vigente Campeón del World RX y el bicampeón del DTM, Mattias Ekström, el Volkswagen Polo GTI Supercar se mostraba sorprendentemente competitivo, aprovechando parte de la tecnología del WRC, los chasis de los vehículos 2013-14 y el motor del Volkswagen Beetle que en la actualidad compite en el Global RallyCross Championship. El circuito de Mettet, en Bélgica vería el primer triunfo del equipo PSRX, con Johan Kristoffersson siendo el primer piloto que conseguía frenar la peligrosa racha con la que Ekström había comenzado el año de su defensa del título. Tras ello, Petter Solberg también saboreaba las mieles del triunfo en la siguiente cita, la quinta de la temporada, en Lydden Hill. A partir de ese momento, nadie más conseguiría bajar a Johan Kristoffersson de lo más alto del podio, ganando en Noruega, Suecia, Canadá, Francia y finalmente Letonia.

volkswagen-psrx-world-rx-johan-kristoffersson-2017-1.jpg
WRX Mettet 2017 | Centímetros Cúbicos

El triunfo en la cita de Riga no le aseguraba el título Mundial matemáticamente a falta de dos pruebas para el final, sin embargo, un desgraciado accidente de Petter Solberg en la segunda semifinal del evento letón dejaba al noruego, principal escollo para que su compañero se declarase campeón, fuera de carrera. No sólo se quedaba sin poder disputar la gran final, sino que también sufría lesiones de diversa consideración que le pueden tener apartado de los circuitos lo que resta de 2017 (contusión en un pulmón, dos costillas rotas y una fractura de clavícula). La victoria en la carrera final daba automáticamente el campeonato a Kristoffersson en forma de alegría doble, ya que PSRX-Volkswagen Suecia hacía lo propio en el apartado de equipos. La consecución del título de una forma tan contundente despertaba las críticas del resto de equipos con apoyo oficial, entre ellos Audi-EKS RX y Peugeot-Hansen Motorsport, los cuales han asegurado durante las últimas semanas que es necesario hacer cambios en un reglamento del World RX que es demasiado ‘libre’.

Publicidad