Centímetros Cúbicos » Competición

Pierre Gasly también se subió por primera vez al podio y rubricó el doblete de Honda

Victoria de Max Verstappen y podio de Carlos Sainz en un GP de Brasil de locos

Carlos Sainz remontó y alcanzó su primer podio tras una sanción postcarrera a Hamilton.

Carlos Sainz, durante el Gran Premio de Brasil.

MCLAREN Carlos Sainz, durante el Gran Premio de Brasil.

Publicidad

Interlagos rara vez defrauda. Y si los pilotos y equipos de cabeza lo afrontan a sabiendas de que está todo el pescado vendido, aún menos. La Fórmula 1 ofreció uno de sus mejores espectáculos de la temporada con motivo del Gran Premio de Brasil 2019, donde Honda logró su primer doblete en 18 años gracias a Max Verstappen y Pierre Gasly, que coló su Toro Rosso en podio a consecuencia de los numerosos incidentes que se sucedieron en la parte final de la prueba. Una concatenación de problemas y errores que permitió también a Carlos Sainz cruzar meta cuarto y acabar subiendo al podio pese a salir último.

Una buena salida permitió a Max Verstappen mantenerse en cabeza mientras Lewis Hamilton daba buena cuenta de Sebastian Vettel por el exterior de la primera curva para situarse segundo. La cabeza de carrera entró entonces en un cierto letargo, sabedores ambos de que las paradas en boxes y los intentos de 'undercut' iban a ser determinantes, mientras la realización se centraba en la remontada de Charles Leclerc desde el 14º hasta alcanzar a los cinco coches de cabeza.

Fue Lewis Hamilton quien inició el baile y montando gomas usadas logró adelantar a un Max Verstappen que se vio además entorpecido por Robert Kubica a la salida del carril de boxes. Mas el neerlandés estaba espléndido y no tardó en alcanzar y adelantar al Mercedes de Hamilton para recuperar el liderato. A partir de ahí el británico empezó a torturarse por radio, quejándose tanto de supuestos problemas de motor (el viento hizo que varios pilotos tuvieran sensación de pérdida de punta de velocidad) como de la estrategia escogida. Poco cambió en la segunda parada, que Red Bull bordó, pero la carrera iba a cambiar mucho aún.

Max Verstappen durante el Gran Premio de Brasil.
Max Verstappen durante el Gran Premio de Brasil. | RED BULL CONTENT

Valtteri Bottas dio de nuevo muestras de su incapacidad para adelantar, situándose estéril tras Charles Leclerc hasta que su propulsor Mercedes dijo basta. Pero su retirada propició que cambiara totalmente el devenir de la prueba al forzar la aparición del Safety Car. Y ahí llegó la decisión clave, pues Red Bull optó por renunciar a la cabeza de carrera a cambio de equipar a Max Verstappen con goma nueva para atacar a Lewis Hamilton en la resalida. Dicho y hecho.

No sólo Verstappen arrancó las pegatinas al ya campeón del mundo sino que por detrás su compañero Alex Albon realizó una maniobra de adelantamiento alucinante sobre Sebastian Vettel, que apenas podía defender con neumático usado. Su bajo ritmo forzó que también quedara a merced de su compañero Charles Leclerc, que le atacó y adelantó... El alemán trató de devolvérsela y al moverse en plena recta tocó el coche del monegasco, reventando la suspensión de éste y pinchando uno de sus propios neumáticos. Fiasco de Ferrari y nueva aparición del Safety Car.

Lewis Hamilton
Lewis Hamilton | DAIMLER

Buscando evitar ser blanco fácil como en la anterior resalida Lewis Hamilton pasó por boxes y cayó al cuarto lugar, dejando un inusual y temporal triplete Honda en cabeza (Verstappen, Albon, Gasly). El de Toro Rosso poco pudo hacer por resistir, pero a poco más de una vuelta del final Albon abrió la puerta de más, Hamilton arriesgó igualmente de más, se tocaron y el galo se encontró con una oportunidad de oro de acabar segundo tras Verstappen. Algo que logró al ganar la pelea en recta al maltrecho Mercedes de Lewis Hamilton.

Carlos Sainz se quedó inicialmente a las puertas de ese podio, cruzando meta cuarto. Pero la sanción a Lewis Hamilton por el toque a Albon (cinco segundos) fue suficiente para lograr el merecido a premio a una carrera que merece todo tipo de loas, siendo capaz de tomarse con calma la parte inicial de la misma, situándose en la frontera de los puntos al alcanzar a su compañero Lando Norris y aguantando con goma usada en séptimo lugar hasta que se desató el caos por delante de él. Lograra el podio o no, el logro estadístico importaba poco ante tal exhibición del de McLaren. Pero bienvenido sea ese primer podio.

Publicidad