Perder al Campeón del Mundo de Rallies fue todo un mazazo. Toyota GAZOO Racing volvía a tener a un piloto como vencedor de las series intercontinentales 25 años después de que Didier Auriol se coronara en la temporada 1994, pero solo unos días después de la consecución del título, Ott Tänak anunciaba su marcha a Hyundai Motorsport, dejando a la estructura dirigida por Tommi Mäkinen a la espera de acontecimientos.

Algo que llegaría hace apenas una semana con el anuncio de la marcha de Sébastien Ogier de Citroën Racing y la retirada de la firma de los dos chevrones. El francés, que tenía previsto dejar la disciplina a finales de 2020 se quedaba libre para poder fichar por Toyota y de esta forma competir con el Yaris WRC en busca de su séptimo Campeonato del Mundo con el que es considerado el coche más rápido. De conseguirlo, lograría repetir el hito logrado por Juha Kankkunen de lograr ser campeón con tres fabricantes distintos.

Sin embargo, Ogier no será el único cambio que experimente Toyota esta temporada. Tras la marcha de Ott Tänak, Toyota no ha renovado ni a Kris Meeke, ni a Jari-Matti Latvala, decidiendo fichar a Elfyn Evans desde M-Sport para que se asocie de nuevo a Sébastien, con el que compartió alineación en 2017 y 2018. El galés llega para ser la cabeza visible del equipo una vez que el hexacampeón se retire, por lo que su contrato será para las dos próximas temporadas, justo con la fecha de caducidad programada con la llegada de la nueva reglamentación técnica de 2022.

Con dos asientos ocupados, Kalle Rovanperä ha sido finalmente confirmado dentro de la estructura de fábrica después de alzarse este año con el Campeonato de WRC2 Pro a sus 19 años de edad. El hijo del también expiloto del Mundial de Rallies, Harri Rovanperä, abandona Skoda Motorsport después de haber cumplido dos de los tres años de contrato que había firmado con la marca de Mladá Boleslav.

Tanto Ogier como Kalle ya habían probado el Toyota Yaris WRC en sus primeras fases de desarrollo, siendo el joven finlandés invitado a una sesión de test en las que superó los mejores tiempos de otros compatriotas coetáneos como Teemu Suninen y Esapekka Lappi. En el caso de Sébastien, el acuerdo concreta un fichaje que no se llevó a cabo en 2016, cuando Volkswagen anunció que abandonaba el Mundial y el piloto de Gap se quedaba sin asiento. En aquel momento, Ogier no llegó a un acuerdo con Mäkinen que finalmente se ha producido tres años después por necesidades mutuas.