Centímetros Cúbicos » Competición

Pechito, Kobayashi y Conway se quitaron la espinita

Toyota logra la primera victoria de un Hypercar en las 24 Horas de Le Mans

Prácticamente todos quedaron contentos entre los competidores de la categoría reina después del doblete de Toyota, el podio de Alpine y de ver meta los Glickenhaus

Triunfo para el Toyota GR010 en Le Mans

TGR Triunfo para el Toyota GR010 en Le Mans

Publicidad

24 Horas que se deciden por apenas un segundo. Si bien la victoria absoluta estaba más que resuelta en favor de los Toyota, la emoción se ha mantenido hasta el final en Le Mans, viéndose un desenlace especialmente descorazonador para el prototipo LMP2 del equipo WRT en el que se encontraba el expiloto de Fórmula 1, Robert Kubica, acompañado de Yifei Ye y Louis Deletraz, los cuales iban a conseguir el triunfo en la segunda categoría de la resistencia hasta que un problema los ha dejado fuera de carrera en el último giro antes de cruzar la meta.

Obviamente la atención de esta 89ª edición de las 24 Horas de Le Mans ha estado centrada en ver quién se iba a llevar el triunfo en la general en el estreno de los Hypercars, los que son el recambio de ACO y FIA para los LMP1 que han animado durante más de una década la disciplina. Obviamente los Toyota GR010 Hybrid LMH llegaban como principales favoritos y han hecho valer esta vitola hasta ver la bandera a cuadros con un doblete encabezado por el número siete, el coche de Pechito López, Kamui Kobayashi y Mike Conway.

El equipo logró un doblete con los Hypercars
El equipo logró un doblete con los Hypercars | TGR

El trio recibían el premio a la constancia, después de haber terminado en los últimos años dos veces segundo y una vez tercero, precisamente coincidiendo con los triunfos que lograron sus compañeros de marca, Kazuki Nakajima, Sébastien Buemi, Fernando Alonso y el que sería el sustituto del asturiano tras su salida en 2020, el también expiloto de Fórmula 1, Brendon Hartley. Aunque el coche ganador apenas tuvo sobresaltos, más allá de ceder el liderato puntualmente por circunstancias de carrera, era el Toyota #8 al que le iba a tocar sufrir después de que el Glickenhaus 007 LMH con el dorsal #708 se lo llevara por delante en la frenada de la chicane Dunlop en la primera vuelta.

Prácticamente cayendo hasta las últimas plazas, Buemi, Nakajima y Hartley tuvieron que remontar durante las 24 horas restantes, enfrentándose incluso a problemas con la bomba de combustible durante la mañana que terminaron por dejarles prácticamente en una misión imposible el poder acercarse al otro Toyota. Finalmente terminarían parando y llegando juntos a la bandera a cuadros para dejarnos con una de las imágenes del fin de semana, seguidos en este caso por el Alpine A480 LMP1, el nombre que recibe el Rebellion R13 que adquirieron a finales de este año para competir en esta temporada de transición donde todavía se permiten los prototipos. En cuarto y quinto lugar los dos coches de Glickenhaus, que, si bien no estuvieron en la lucha por el triunfo, completaron un fin de semana espectacular para un coche que relativamente está todavía en desarrollo.

Antonio García peleó por ganar GTE Pro
Antonio García peleó por ganar GTE Pro | Corvette

Antonio García, segundo en GTE Pro, el mejor español:

En el caso de los españoles, suerte dispar, especialmente para Roberto Merhi, el cual realizaba un arranque meteórico que conseguía meter a su equipo, uno de los G-Drive de LMP2 entre las mejores posiciones de la clase antes de que en un error en la chicane Dunlop le dejara atrapado en la grava durante muchos minutos y cediera posiciones. Un accidente por la noche de su compañero Rui Andrade obligaba al equipo a tomar el camino de la retirada.

En el caso de Miguel Molina, fue uno de los grandes protagonistas en GTE Pro junto al Corvette C8.R GTE de Antonio García. Los españoles hicieron de galgos cuando todavía se estaba en condiciones de mojado y todo parecía apuntar a que podría haber sido un gran duelo entre los equipos de los dos españoles hasta el final de carrera. Sin embargo, Molina se quedó muy pronto sin opciones, con un problema en la suspensión trasera en su 488 GTE Evo durante uno de los relevos de Miguel que les mantuvo en el box durante 30 minutos para completar las pertinentes reparaciones, mientras que un pinchazo en el stint de Sam Bird terminaba por dejarles quintos finalmente.

Problemas de suspensión y un pinchazo alejaron a Miguel Molina
Problemas de suspensión y un pinchazo alejaron a Miguel Molina | Ferrari

Antonio García persiguió su cuarto triunfo en la clase de GT’s hasta la última hora, siendo el madrileño el encargado de llevar el peso de los intereses de Corvette. Sin embargo, la espléndida actuación del otro Ferrari de AF Corse, el de Alessandro Pier Guidi, James Calado y Côme Ledogar, que era capaz de contener la velocidad mostrada por Antonio y alzarse con el triunfo. También AF Corse conseguía el triunfo para Ferrari con uno de sus 488 GTE en la categoría GTE Am, con Alessio Rovera, Nicklas Nielsen y François Perrodo llevándose la victoria tras una actuación sin prácticamente fallos.

Los momentos de tensión nos los dejaría finalmente LMP2, con el equipo belga WRT preparado para lograr un brillante doblete que se tiraba por tierra cuando el prototipo vestido por los colores de la petrolera polaca Orlen, sponsor oficial de Robert Kubica, se quedaba parado a apenas unos kilómetros para ver la meta, lo que dejaba a la otra unidad, la de Robin Frijns, Ferdinand Habsburg (el único hijo varón del Archiduque Carlos de Austria) y Charles Milesi al frente de una carrera que se decidió prácticamente con ‘Photo Finish’, ya que el prototipo de Jota apuró sus opciones hasta el final y apenas fueron 0,7 segundos las que le separaron del ganador.

WRT se llevó la victoria en LMP2
WRT se llevó la victoria en LMP2 | ACO WEC

Publicidad