Tras la primera cita de la temporada 2019-20 del Campeonato del Mundo de Resistencia en el circuito de Silverstone, la aplicación de la normativa de 'handicap' del WEC hizo ya acto de presencia de forma más real. El objetivo, buscar que Toyota no arrasara en Fuji de la misma forma que lo hizo en el Reino Unido e intentar igualar un poco más una categoría LMP1 desierta de peleas desde que Audi y Porsche abandonaron el barco. A pesar de todo, la marca japonesa salió en su carrera de casa a darlo todo y y obtuvo su séptima victoria en ocho años, habiéndose impuesto en todas las ediciones desde el relanzamiento del WEC en 2012 a excepción del desastroso 2015. En este caso, el coche 'elegido' para la gloria fue el número 8 de Kazuki Nakajima, Sébastien Buemi y un Brendon Hartley que se llevó su primer éxito como piloto de la marca.

Después del doblete en Silverstone, el WEC publicó los 'handicaps' para la cita de Fuji con la sorpresa relativa de una gran 'penalización' para los TS050. El objetivo, una penalización de 1,4 segundos para el coche número 7 que se impuso en Gran Bretaña a través de una reducción de la energía eléctrica que el coche puede usar. De esta forma, se pasó de los 4,15 megajulios por vuelta a 'solo 3,02 en cuanto a uso de energía híbrida, de 46,4 a 44,3 megajulios en lo que respecta a la energía por carburante y de 35,1kg a 33,5kg de gasolina empleable por cada tanda. Mientras tanto, el coche número 8 que acabó segundo en Silverstone recibió una alteración menor pero sin embargo considerable de un segundo por vuelta. Mientras tanto, el LMP1 privado con una mayor penalización era el Ginetta número 5 que fue cuarto.

Toyota 8 WEC 2019 Fuji | Toyota

El resultado del 'handicap' desigual entre los dos Toyota hizo que el número 8 estuviera siempre por delante. En la sesión clasificatoria acabó ocho décimas por delante, de manera que el número 7 estaba más cerca del Rebellion número 1 que partía tercero que del coche de la pole. La carrera tuvo el desarrollo esperado por la temporada 2019-2020, con el Rebellion y los Ginetta de LNT dándolo todo por un momento de gloria. Todos ellos partieron sabiendo que no iban a terminar por delante de ningún Toyota pero buscando superarles en algún momento. Bruno Senna aguantó el primer relevo en esgunda posición antes de acabar cediendo. De esta manera, Nakajima, Buemi y Hartley cruzaron la línea de meta con medio minuto de ventaja sobre Kobayashi, Conway y López, segundos. El tercer puesto fue para el Rebellion de Senna, Nato y Menezes.

La sorpresa la dieron los chicos del Oreca 07 del Racing Team Nederland, que rodaron a un ritmo espectacular, llegando a ser más rápidos que los LMP1 privados en ciertos momentos. Al final, este equipo de LMP2 finalizó cuarto, lo que hace que Giedo van der Garde y Frits van Eerd sean terceros en la global del campeonato, además de líderes en LMP2... aunque en este caso la mejor actuación fue para el recién llegado Nyck de Vries. Tras ellos, el segundo puesto fue para Jackie Chan DC Racing con Gabriel Aubry, Will Stevens y Ho-Pin Tung después de la descalificación de Jota Sport por fallar el botón externo que debería cortar la transmisión de su coche. Oliver Jarvis, Filipe Albuquerque y Philip Hanson completaron el podio en el coche de United Autosports.

La clase LMGTE Pro se resolvió a favor esta vez de una Aston Martin que desde el principio tuvo a sus dos coches peleando por la victoria. Al final, el coche número 95 acabó distanciándose y con una ventaja segura acabó llevándose la victoria con Marco Sorensen y Nicki Thiim al volante. La segunda posición acabó siendo para el Porsche número 92 de Michael Christensen y Kévin Estre, dejando al segundo Aston Martin de Alex Lynn y Maxime Martin en tercera posición. Ferrari ocupó posiciones parecidas a la cita de Silverstone, con Calado y Pier Guidi cuartos y una quinta posición para Miguel Molina y Davide Rigon, puntuando tras quedarse con las ganas en la cita anterior. Así, el español suma sus primeros puntos de la temporada 2019-20. Mención especial a la asociación de Dempsey-Proton Racing con el equipo japonés D'Station Racing, cambiando a los dos pilotos de la escuadra para esta cita.

Aston Martin 95 WEC 2019 Fuji | Aston Martin

En la clase LMGTE Am, el resultado no habría podido ser más adecuado con la victoria del Aston Martin número 90 de TF Sport, equipo en el que militan Jonatham Adam, Charlie Eastwood y Salih Yoluç. Esta escuadra es especialmente popular en Japón gracias a su sensibilidad por la cultura y el idioma mostradas en las redes sociales. Esto hace que los aficionados locales les sigan con especial aprecio y el hecho de haber organizado una competición artística para diseñar a la mascota del equipo solo ayudó aún más. La segunda posición fue para el Ferrari de AF Corse con EMmanuel Collard, Nicklas Nielsen y François Perrodo, mientras el podio lo completaron Jeroen Bleekemolen, Felipe Fraga y Ben Keating en el Porsche del Team Project 1.

El campeonato no cierra aún su actividad dentro del año 2019 aunque sí cruza el ecuador del número de carreras de esta temporada en el año actual. La próxima cita tendrá lugar el día 10 de noviembre en el circuito de Shanghái en una prueba que tendrá el atractivo de volver al formato de 4 horas de carrera como en Silverstone tras haber vivido una carrera de 6 horas en Fuji. Eso sí, la de China será la última cita de 4 horas de un calendario que tendrá una carrera de 8 horas en Bahréin para terminar la temporada el 14 de diciembre pero también las 1000 millas de Sebring y las 24 horas de Le Mans, elevando el total de formatos a cuatro para un total de ocho carreras. En cualquier caso, de momento Toyota reparte sus éxitos y sus coches llegarán a China empatados a puntos.

Podio WEC 2019 Fuji | Toyota