Jornada de sábado muy corta en el Rally Montecarlo, con apenas dos tramos a los que se darían dos pasadas cumplimentando apenas 75,20 kilómetros cronometrados de los 304 km que conforman la primera cita de la temporada en el Mundial de Rallies. Había prisa, ya que parte de la caravana tiene que desplazarse durante esta misma tarde hacia Mónaco, cuyos “Cols” cercanos serán empleados mañana para cerrar la prueba, con la subida al Turini como momento más especial.

A la etapa de mañana se llegará precisamente con los tres primeros clasificados en apenas 6,4 segundos, en este caso después de un bucle vespertino que ha sido muy positivo para el piloto de Hyundai Motorsport, Thierry Neuville. El belga afrontaba los tramos de la tarde con más de 16 segundos de desventaja respecto a Elfyn Evans, líder de la prueba después de conseguir un rotundo scratch en el segundo tramo de la mañana. Un error del galés en el último tramo, sumado a una aproximación demasiado defensiva de Sébastien Ogier, permitían al subcampeón de 2019 dar un gran bocado a la desventaja con la que se había ido a la asistencia del mediodía.

Sébastien Ogier busca su séptima victoria consecutiva en Montecarlo | Toyota

Todo apunta a que será una dura lucha muy cerrada en los apenas 63,54 kilómetros que restan este domingo por disputar, sabiendo que Ogier está a 4,9 segundos de Evans y Neuville a solo 6,4 segundos. En cuarta posición, Sébastien Loeb ya ha caído más allá de los dos minutos y deberá defenderse de Esapekka Lappi y su Ford Fiesta WRC, a solo 14 segundos del alsaciano que perdía parte de su margen después de cometer un error en forma de trompo también en la fatídica última especial del sábado.

El resto de posiciones del Top 10 sería ocupada por Kalle Rovanperä, sexto y todavía aprendiendo cómo gestionar los neumáticos, especialmente para evitar el sobrecalentamiento ya que es un piloto que usa mucho el pie izquierdo, incluso en asfalto. El finlandés se encuentra muy lejos de su compatriota como para soñar con acabar entre los cinco primeros, pero también tiene un colchón muy importante (más de siete minutos) sobre el otro joven protegido de Toyota, Takamoto Katsuta.

Kalle Rovanperä sigue con su actuación prometedora - Fuente Toyota | Fuente Toyota

Tras ellos, Eric Camilli sigue siendo el mejor R5 clasificado, liderando a su vez la categoría WRC3, mientras que Mads Ostberg es noveno y amplía su ventaja al frente de WRC2. Nicolas Ciamin completa por el momento las 10 primeras plazas de la general absoluta, con apenas 13,2 segundos de renta sobre el Ford Fiesta WRC de Teemu Suninen que de no ocurrir nada extraño dará caza al francés.

Rendimiento prometedor de los Citroën C3 R5, los cuales ocupan actualmente cinco de seis posiciones de cabeza entre los coches de esta categoría. Por su parte, Pepe López sigue en carrera después de un segundo abandono el viernes. El objetivo era seguir sumando kilómetros y medirse al ritmo internacional con la gran armada que ha alineado Citroën para esta cita ahora que el proyecto con el World Rally Car está parado.