El compromiso de Suzuki Ibérica con los rallies españoles es ya una tradición que con los años se ha ido reforzando. Además de casi perpetuar al exitoso Suzuki Swift S1600 en competición, la filial de la firma japonesa decidió en 2016 dar un paso más y crear un vehículo de tracción total sobre la base de la normativa N5, heredada en este caso de los Maxi Rally argentinos y adaptada por la Real Federación Española de Automovilismo a las circunstancias de nuestro país. Ahora esta relación llega a su final gracias a la aparición de un nuevo proyecto R4 también empleando la base del actual Suzuki Swift de producción.

La intención por parte de Suzuki Ibérica es la de competir en la temporada 2020 del Campeonato de España de Rallies de Asfalto con varías unidades del nuevo Suzuki Swift R4LLY S, aprovechando a su vez que la FIA ha decidido incluir este tipo de Kits R4 en sus competiciones internacionales. En el Campeonato de Europa pueden en la actualidad inscribirse para competir por el Campeonato ERC2 con los obsoletos Grupo N y con los R-GT, mientras que en el Mundial podrán participar en todas las citas del calendario después de que la Federación Internacional permitiera finalmente que los coches también puedan inscribirse en las citas europeas.

De esta forma, Suzuki pondrá en pausa su actividad dentro de la categoría N5 en la que competía frente a los vehículos de RMC Motorsport, para competir en el Nacional con un vehículo FIA, algo que le abre la puerta no solo a competir en el Islas Canarias dentro de la clasificación del ERC, sino también poder estar en determinadas citas del WRC. Los vehículos serán ensamblados por el socio de Suzuki, Rallycar, empresa que se encargará de comercializar este nuevo producto a otros mercados tanto en Europa como en América Latina. Según la información dada por el fabricante, las unidades que están destinadas a España ya se encuentran en una fase avanzada de ejecución y empezarán con los test próximamente.

Suzuki Swift N5 | Suzuki Ibérica

El Kit FIA R4. Un proyecto con mucho sentido

Los R4 se establecieron como un paso intermedio lógico entre los modelos de tracción delantera como los R2 o los R3 y los R5. Tras sacar a licitación el proyecto, fue el preparador francés ORECA el encargado de producir los distintos kits y comercializarlos con la exclusividad de hacerlo durante tres años. La configuración no era otra que un motor de gasolina 1.6 turbo de origen PSA, con una caja de cambios secuencial de cinco velocidades y tracción a las cuatro ruedas. El kit estándar también incluía otros elementos como suspensiones o frenos, estableciendo por tanto una base mecánica igual que cada equipo o fabricante pueda adaptar a las características de su modelo.

El desarrollo de los componentes aerodinámicos es específico para cada coche, clave por tanto para que pequeños equipos privados, concesionarios e incluso fabricantes sin modelos de competición homologados por la FIA puedan tener su representación en competiciones internacionales. Con prestaciones inferiores a las de los R5, en torno a un segundo por kilómetro más lento que los R5 y con un coste de mantenimiento muy inferior, en torno al 50% menos por kilómetro. Después de haber cumplido los dos primeros años desde su creación, los Kit FIA R4 parecen haber comenzado a despegar tal y como demuestran los numerosos proyectos iniciados durante los últimos meses, con vehículos tan diversos como el FIAT 500X, Dacia Sandero, Audi A1 o el Toyota Etios.