Centímetros Cúbicos » Competición

TIENE 21 SEGUNDOS DE MARGEN

Sébastien Ogier gana el pulso con Loeb a base de neumáticos

El de Toyota GAZOO Racing sacó partido una vez más a su gran capacidad de adaptación y su acertada selección de gomas

Sébastien Ogier cuenta con un margen de 21 segundos

Toyota GAZOO Racing/McKlein Sébastien Ogier cuenta con un margen de 21 segundos

Publicidad

Si el viernes fue la jornada en la que claramente la balanza se decantó en favor de Sébastien Loeb, hoy era a Ogier al que le tocaba cerrar una etapa casi perfecta, en la que se ha enfrentado de tú a tú con su compatriota y excompañero y en la que ha logrado retomar el liderato tras ser el que más partido ha logrado sacar a las estrategias de elección de neumáticos, tan habituales en el Rally de Montecarlo.

De nuevo los dos multicampeones nos han dejado un bonito mano a mano durante los cinco tramos de los que estaba compuesto el día, en los que ha sido precisamente Sébastien Ogier el que ha dado un paso de gigante después de saber leer a la perfección el estado de los tramos por la mañana y la elección de neumáticos precisa para un día en el que las fuerzas se han equilibrado entre los dos Sébastien a través del orden de salda, con ambos partiendo al final de los vehículos prioritarios.

Sébastien Loeb no pudo aguantar el ritmo el sábado
Sébastien Loeb no pudo aguantar el ritmo el sábado | M-Sport

Después de estar incluso empatados a tiempo al frente de la general tras la segunda especial del bucle matinal, Ogier hacía un pequeño hueco que tenía respuesta por parte de Loeb en la penúltima sección competitiva del día. Todo apuntaba a que el último tramo sería determinante, en especial si tenemos en cuenta que los dos habían optado por montas distintas, llevando el de Toyota dos neumáticos de contacto, por los dos de clavos que llevaba en el maletero el de M-Sport Ford. Finalmente, ninguno de los dos echaría mano a ellos, y después de ver cómo Loeb montaba en el último momento los neumáticos blandos de seco, Ogier decidía copiarle la estrategia y salir a Saint-Geniez – Thoard a seguir con el intercambio de golpes.

Sería Ogier el que se iba a destacar aprovechando que ha podido probar más kilómetros su montura y que conocía mucho mejor los neumáticos Pirelli que Loeb. En la zona de hielo y nieve endurecía el ritmo el octacampeón, llegando a sacar 12 segundos en apenas 4 kilómetros al alsaciano, lo que le permite afrontar los últimos cuatro tramos del domingo con una diferencia de 21,1 segundos entre ambos. Completan las cinco primeras plazas Craig Breen, Kalle Rovanperä y Gus Greensmith.

Kalle Rovanperä iba de menos a más
Kalle Rovanperä iba de menos a más | Toyota GAZOO Racing/McKlein

Para Hyundai sería una jornada para olvidar. El equipo con sede en Alzenau arriesgó para comenzar el día, optando por no llevar ningún neumático de contacto o con clavos para encarar la especial de Sisteron, la tercera de la mañana, la cual presentaba durante algunos kilómetros unas condiciones de mucho hielo y nieve. No sólo eso, sino que además Tänak y Neuville salían con únicamente un neumático de repuesto, algo que iba a poner contra las cuerdas al estonio cuando sufría un pinchazo lento nada más empezar.

Tras llegar en la llanta al final del TC9, Tänak, además de la pertinente pérdida de tiempo, tendría que jugar un papel mucho más conservador el resto del bucle, hasta que, llegados a esas condiciones de hielo en el TC11, no conseguía controlar su Hyundai i20 N Rally1 y se iba frontalmente contra la cuneta, dañando el radiador y teniendo que abandonar por tercer año consecutivo en Montecarlo. Para entonces, Oliver Solberg también había cedido mucho tiempo después de haberse ido recto en una curva de derechas del TC10, teniendo que esperar mucho tiempo hasta que, con la ayuda de los aficionados, conseguiría salir del atolladero en el que estaba.

Día desastroso para los pilotos de la marca
Día desastroso para los pilotos de la marca | Hyundai Motorsport

Terminaría por completar el mal inicio de temporada Thierry Neuville, en este caso con problemas en su suspensión delantera derecha. El belga llegaba a la décima especial adelantando que traía “algo roto” y que “se ha acabado”, aunque sin llegar a concretar cuál era el problema en su i20 N Rally1. Tras completar el siguiente tramo y tratando de solventar el poco tiempo para reparaciones que le daba el reagrupamiento y la zona de cambio de neumáticos del mediodía, Neuville perdería inicialmente más de tres minutos en el TC12 después de atravesar el amortiguador la copela y el capó. Tras una reparación de emergencia, conseguiría salir al último tramo del día, pero de nuevo terminaría los últimos tres kilómetros de la misma guisa.

No fueron los únicos problemas de esta etapa del sábado entre los Rally1. Elfyn Evans se salía cuando iba tercero. El galés dejaba su Toyota GR Yaris Rally1 colgando en un pequeño terraplén entre dos carreteras del mismo tramo. Los aficionados, debido a la peligrosidad del sitio en el que se encontraba, únicamente pudieron salir a ayudarle una vez que la bandera roja ya había empezado a ondear para neutralizar el tramo, e incluso en estas condiciones ya se pudo ver a un aficionado despeñarse afortunadamente sin consecuencias físicas graves. Al igual que Oliver Solberg, Evans conseguiría salir del embrollo, aunque en este caso con más de 20 minutos cedidos.

Andreas Mikkelsen es líder en WRC2
Andreas Mikkelsen es líder en WRC2 | Skoda Motorsport

También Takamoto Katsuta se iba fuera en la segunda pasada por Sisteron, sin duda el nombre propio de esta jornada. El japonés tuvo que esperar a la colaboración de los aficionados, los cuales estuvieron muy atareados después de que Yohan Rossel también se fuera a la cuneta en ese mismo punto apenas unos minutos más tarde y cuando venía peleando por ponerse líder del WRC2. Ese honor recae en este caso en Andreas Mikkelsen, el cual, a pesar de un pinchazo, terminaría el día al frente de la general después de una penalización a Stéphane Lefebvre de 30 minutos y los problemas de motor de Marquito Bulacia.

Publicidad