La primera toma de contacto de Fernando Alonso y Marc Coma con los rally-raids no estuvo exenta de problemas. La competición, realizada en Sudáfrica formaba parte del campeonato nacional de la especialidad, contando finalmente con la pareja española entre los inscritos de esta cuarta prueba del calendario, la Lichtenburg 400, en la que los principales contendientes por el título llegaban ya con opciones de cantar el alirón y en el que había hasta otros dos Toyota Hilux V8 4x4 oficiales bajo los colores de Toyota GAZOO Racing South Africa.

En total fueron hasta 725 kilómetros entre shakedown, etapa de clasificación y la jornada competitiva en la que Alonso y Coma se encontraron todo tipo de problemas en su debut competitivo juntos. Un vuelco y la rotura del parabrisas hasta en dos ocasiones marcaron la primera etapa del asturiano en los rally-raids. Primer y no última, ya que a principios del mes de octubre el asturiano volverá a estar montado en la Hilux 4x4 junto al cinco veces ganador del Dakar en motos para competir en el Rally de Marruecos, última cita de la Copa del Mundo FIA.

Será del 3 al 9 de octubre, en un recorrido de casi 1.900 kilómetros de especiales cronometradas en los cinco días en los que se disputa el rally. En su edición 2019, contará con un diseño de hoja de trébol, con cinco etapas con inicio y final en las cercanías de la ciudad de Fez. Le tocará a Fernando Alonso tener el primer contacto en competición con las dunas y la arena. Si en Sudáfrica experimentó lo que es conducir con gafas de motocross después de perder el parabrisas, de perder minutos realizando reapariciones y de completar cientos de kilómetros en modo ‘supervivencia’, la cita marroquí debería permitirle experimentar con las líneas a encontrar en los cordones de dunas, así como los otros imprevistos que pueden surgir en el desierto. Aun así, nunca se está preparado lo suficiente para el Dakar

Los rivales, más experimentados y preparados:

Los rivales tendrán más experiencia con sus respectivos equipos. Nasser Al-Attiyah sigue siendo la cabeza de cartel de Toyota GAZOO Racing South Africa y Overdrive después de coronarse el pasado mes de enero por tercera vez en el rally-raid más famoso del planeta. En el caso de que Alonso termine aceptando el reto, se encontrará con otro ganador del touareg dentro de la estructura, con Giniel de Villiers cambiando de copiloto y pasando a contar con el español Álex Haro. También estrenará navegante Stéphane Peterhansel, el cual competirá junto a su esposa Andrea por primera vez en la prueba organizada por ASO.

El francés, Monsieur Dakar, no perderá su vitola de favorito a conseguir una nueva victoria, repitiendo con el MINI JCW Buggy con el que ha estado compitiendo estos días en Kazajistán. Similar montura se espera que utilicen Carlos Sainz y Lucas Cruz, de nuevo apoyados por Red Bull y con algunos retoques a un 4x2 que ya se mostró muy competitivo durante el pasado mes de enero. Queda por confirmar si el que fue el gran rival de Coma en motos, Cyril Despres, conseguirá estar en la salida, al igual que Sébastien Loeb, pero sí se ha confirmado uno de los grandes movimientos en el mercado de fichajes, con Nani Roma abandonando MINI X-Raid después de dos ediciones y recalando en el fabricante alemán Borgward.

Fernando Alonso y Marc Coma con los rally-raids | Toyota

Un nuevo reto también para Marc Coma:

Concienzudo, inteligente, un gran navegante y con un sexto sentido a la hora de encontrar la ruta correcta. Contar con Marc Coma a la derecha es todo un seguro de vida a la hora de orientarse en las dunas del desierto. No es para menos. Cada vez son más los pilotos que deciden confiar en excompetidores de motos para que les hagan las labores de copiloto. De esta forma no ha sido extraño que entre los principales candidatos a la victoria nos hayamos encontrado que Stéphane Peterhansel ha optado por hombres de la experiencia de David Castera, el cual fue compañero suyo en la etapa de Yamaha, o que ahora haya confiado en su esposa, Andreas Kaiser, otras dakariana que también compitió en sus inicios sobre dos ruedas.

Mientras que Nani Roma ha decidido contar con Dani Oliveras para su estreno en el Dakar con Borgward, Gerard Farrés ha hecho lo propio con Armand Monleón, todos ellos antiguos motoristas del equipo Himoinsa, así como que André Vilas-Boas optara por Rubén Faria para su debut. Con esta tendencia a reciclar antiguos motards como copilotos/navegantes, Marc Coma también tendrá que pasar por un proceso de adaptación al baquet de la derecha, e incluso a recuperar automatismos de competición después de cuatro años retirado.

Sin experiencia como copiloto, el cinco veces ganador del Dakar se deberá adaptar al nuevo sistema introducido por Castera hace dos ediciones, el cual obligaba a que los competidores tuvieran que se incluso más precisos a la hora de encontrar los ‘Waypoints’, los cuales solo salían representados por una flecha cuando te acercabas en un radio lo suficientemente cercano al punto para así favorecer a los que mejor se orientaban.

Una edición repleta de novedades:

Obviamente, el principal cambio que se ha producido en el rally-raid más famoso del planeta es el cambio de continente. Esta tercera etapa del Dakar se disputará por primera vez en Asia, con una llegada a Arabia Saudí que se debería a extender a otros países colindantes en los siguientes años. También hay un cambio al frente de la carrera, siendo precisamente David Castera el que compaginará la dirección del Rally de Marruecos, valedero para la Copa del Mundo FIA de Rallies Cross-Country con el puesto que hasta ahora había ocupado Etienne Lavigne.

Una de las medidas más novedosas introducidas precisamente por ASO es la del roadbook ya colorado que se entregará a los participantes un cuarto de hora antes de comenzar la jornada competitiva. Esta opción, la cual se implementará en cuatro etapas del Dakar 2020, tiene como objetivo la de limitar que los equipos con más opciones puedan sacar partido de gente que trabaja sobre el terreno. Se dará más tiempo para que los competidores y sus equipos puedan reparar las máquinas durante las tardes previas a dichos días, además de enfatizar la experiencia de aventura y el reto de la navegación.

Aunque de confirmarse la presencia de Fernando Alonso y Marc Coma en el Rally Dakar el próximo mes de enero, ellos no tendrán la opción, se espera que ASO también introduzca el elemento del Joker para los pilotos amateurs. Si el año pasado se permitió que los deportistas que abandonaron la primera semana pudieran reengancharse en la segunda semana ya fuera de general, ahora este ‘comodín’ será trasladado a las etapas, lo que permitirá a los participantes que no lleguen a la meta poder saltarse un día el recorrido para llegar al vivac, reparar el coche y descansar antes de emprender la salida de la siguiente etapa ya fuera de la lucha por la clasificación final.