La última prueba de la temporada 2019 del Campeonato del Mundo de Rallies acabó lamentablemente cancelada a causa de los incendios que azotan la región australiana donde tenía que disputarse la cita de despedida de este año. Esto hizo que de un total programado de catorce eventos se pasara a trece. Curiosamente, la última vez que una prueba mundialista acabó cancelada la historia fue bastante similar. En 2016, el calendario de 14 rallies se convirtió en uno de 13 a causa de la cancelación del Rally de China, la cita que nunca ocurrió en la última presencia de este país en el WRC. Aunque las causas fueron distintas, la realidad es que la situación acabó siendo extremadamente parecida y con un desenlace triste para la competición.

Todo comenzó con las lluvias torrenciales que cayeron a mediados del mes de julio de 2016 sobre la región de Huairou, cerca de Pekín. En una situación extremadamente inusual con un clima muy severo, el día 20 de julio la lluvia con una intensidad extrema, causando inundaciones en zonas residenciales. Más importante aún fue el hecho de ver como los caminos por los que tenía que discurrir la cita quedaban muy perjudicados en el mejor de los casos y gravemente dañados e impracticables en el peor. Inicialmente la organización mantuvo la posición de que el rally iba a proceder con normalidad pero a medida que pasaban los días y las semanas, los rumores sobre la cancelación empezaron a tomar fuerza.

La confirmación final llegó el 16 de agosto de 2016, a falta de poco menos de un mes para el inicio de la prueba. Logísticamente, se salvó el desastre de tener a todos los equipos, pilotos y prensa ya en China cuando se produjera la difícil decisión, como sí sucedió –de forma casi inevitable– en Australia en 2019. La Federación de Automovilismo y Motociclismo de China (CAMF) y el organizador del evento (Le Sports) acabaron teniendo que claudicar tras una revisión a fondo de los caminos. Era el desenlace evidente tras una situación que obligó a varias decenas de miles de personas a dejar atrás sus casas. Aunque no por ser previsible por una parte y por estar aún lejos el evento por otra fue menos lamentable el problema.

Volkswagen WRC 2016 | Volkswagen

Llegó a su fin así el proyecto de retorno de China al World Rally Championship tras quince ediciones del Campeonato Asia-Pacífico y el traslado de la prueba de Longyou (Zhejiang) a Huairou (Pekín). El movimiento no trajo fortuna y casi como si hubiera que pasar por una purga, el evento no tuvo relevancia internacional en 2017. Un año después, en 2018 volvió a formar parte del calendario del Campeonato FIA Asia-Pacífico y este mismo año fue la cita final de esta competición con el atractivo añadido de ser la prueba decisiva por virtud del nuevo sistema de pelea por el título que se asegura que el campeón solo logre su corona en el último rally del año. Aunque parece que recuperar el puesto en el WRC es poco probable.

Subaru Rally China 1999 | Subaru

China ya formó parte del Campeonato del Mundo de Rallies en la temporada de 1999 por primera (y única) vez, cuando Didier Auriol se llevó una importante victoria a bordo del Toyota Corolla WRC por delante de Richard Burns y de Carlos Sainz en una jornada en la que también puntuaron Juha Kankkunen, Harri Rovanperä y Toni Gardemeister. Era una cita inusual en un momento en el que el WRC exploraba nuevos mercados aunque China no acabó de cuajar. El hecho de sufrir la mala fortuna en su intento de retorno selló su destino mundialista de forma prácticamente definitiva. Aunque siendo justos, lo ocurrido en aquel caso, como lo de Australia en 2019, es más una acumulación de situaciones con algo de mala fortuna que otra cosa.

Dos curiosidades resultan de esta situación. La primera es la del videojuego "WRC 6" que replica la temporada 2016 del Campeonato del Mundo de Rallies, el único lugar en el que técnicamente el Rally China exsitió de alguna forma. El mundo virtual permite a todo el mundo experimentar lo que en teoría debería haber sido la prueba. La otra anécdota es la que no llegaron a disfrutar los aficionados internacionales en forma de los inusuales coches que suelen competir en China. Así pues, cuando el Asia-Pacífico viaja a China suelen verse algunos vehículos muy inusuales. Los más curiosos son los Volkswagen Golf de Prodrive para la 'marca' FAW-VW que combina la empresa local FAW con la famosísima Volkswagen. Usan motores del Fabia WRC y muchas piezas del Mini WRC de Prodrive... pero también están los Subaru XV, los BAIC Senova basados en los Saab 9-5 y los SouEast V6 Ling Sho Turbo. ¡Un mundo de locos!

WRC6 | WRC6