Centímetros Cúbicos » Competición

Centímetros Cúbicos

Rally Australia 1997: Colin McRae se cuelga donde Carlos Sainz se descuelga

Rally Australia 1997: Colin McRae se cuelga donde Carlos Sainz se descuelga

ColinMcRaeRallyAustralia1997B.jpg

Centímetros Cúbicos Colin McRae Rally Australia 1997

Publicidad

La temporada de 1997 del Campeonato del Mundo de Rallies vivió un duelo a tres bandas entre los tres grandes pilotos de la disciplina de la década de los 90. El dominante Tommi Mäkinen tuvo que enfrentarse con su Mitsubishi Lancer a hombres del calibre de Colin McRae y Carlos Sainz, con Subaru y Ford respectivamente. Tres pilotos con tres estilos y tres marcas distintas para un mundial espectacular. Aún así, si este no se resolvió hasta la última prueba, ello fue en parte gracias al Rally de Australia, donde McRae se colgó y Sainz se descolgó. La competición llegó a Oceanía por segunda vez en 1997 con un Mäkinen en cabeza de la general que lo tenía todo de cara para proclamarse campeón, siempre que no fallara en ninguna de las últimas pruebas. Mientras tanto, Sainz y sobre todo McRae necesitaban estar delante tanto en Australia como en el Reino Unido y esperar un desastre por parte del finlandés. En cuanto a las características de las pruebas, los coches de los aspirantes podían ser algo más competitivos que el del defensor del título. La prueba comenzó con Sainz marcando el mejor tiempo del primer tramo, aunque para el segundo el liderato caía ya en manos de Didier Auriol y el recién llegado Toyota Corolla WRC. Aún así, tampoco aguantó mucho el francés en cabeza y tras el cuarto tramo de la primera jornada, Richard Burns tomaba la cabeza a bordo del segundo Mitsubishi Lancer Evo IV, aunque tampoco le duró demasiado la alegría. Después de un primer día movido, este terminaba con Colin McRae al frente, tras un breve periodo con Kenneth Eriksson como líder.

CarlosSainzRallyIndonesia1997.jpg
Carlos Sainz Rally Indonesia 1997 | Centímetros Cúbicos

El segundo día comenzó con McRae por delante de Burns para un doblete provisional británico, mientras el tercer puesto era para Auriol. Sainz ocupaba una insuficiente cuarta posición y Mäkinen tenía que conformarse por el momento con ser sexto, justo por detrás de Eriksson. El sueco no duró demasiado en pista, ya que en el décimo quinto tramo perdió el control de su Impreza y quedó fuera de competición. Mientras tanto, Sainz subía al tercer puesto tras superar a Auriol. La remontada del español aún fue a mejor tras superar a Burns en la décimo sexta especial y a partir de entonces se lanzó a por el líder. Tramo a tramo, 'El Matador' fue recortando la ventaja del escocés y en el último del día se situó ya en primera posición, con dos segundos de ventaja. Las posiciones por detrás se mantenían igual, con McRae y Burns en el podio, Auriol cuarto y Mäkinen quinto. Mientras, algunas de las mayores  sorpresas las protagonizaban los ídolos locales. El neozelandés Possum Bourne era sexto con un Impreza privado, con el australiano Ed Ordynski séptimo al volante de un Lancer Evo III y Bates Neal octavo con uno de los novedosos Corolla WRC. Con un día corto por delante, las posibilidades de sumar puntos eran claras. Pero en los rallies, nunca puede darse nada por hecho...

PossumBourneRallyAustralia1997.jpg
Possum Bourne Rally Australia 1997 | Centímetros Cúbicos

Desafortunadamente, el hombre destinado a descubrir esta realidad no sería otro que Sainz, que sufrió problemas técnicos en literalmente el primer tramo del último día del Rally de Australia. Esto dejaba en bandeja de plata la victoria a Colin McRae, que se impuso en una prueba de forma que mantenía sus opciones de título. Pero Australia tenía aún más sorpresas guardadas, como los problemas de Burns y Auriol que ayudaron a que Mäkinen subiera al segundo puesto en el penúltimo tramo. De golpe y porrazo. Tommi Mäkinen había recuperado una importante cantidad de puntos que acabaron siendo esenciales en la pelea por el campeonato del mundo, puesto que en el Reino Unido McRae volvería a ganar y el sexto puesto del finlandés le dió el mayor éxito posible por un solo punto de ventaja. Mientras tanto, Sainz se subiría al podio en el RAC pero ya sin estar luchando por la corona. Detrás de los hombres de cabeza, en Australia el quinto puesto fue para Possum Bourne, sorprendiendo como piloto casi local al ser neozelandés. Sí fue 100% del lugar Ed Ordynski, que logró finalizar sexto. La pareja de pilotos de las antípodas pudieron darles a los suyos una inusual alegría en un mundial de rallies que cada vez estaba más cerca de empezar el dominio que se ha vivido por parte de Francia en los últimos años.

ColinMcRaeRallyAustralia1997.jpg
Colin McRae Rally Australia 1997 | Centímetros Cúbicos

Publicidad