Centímetros Cúbicos » Competición

El francés logró en Australia su sexta victoria en su séptima participación de 1992.

El Rally de Australia de 1992 y el falso título sentenciado de Didier Auriol

El mundial de rallies mandó un falso mensaje de sentencia con una nueva victoria dominante de Didier Auriol en el Rally de Australia de 1992.

Didier Auriol Rally Australia 1992

Agencias Didier Auriol Rally Australia 1992

Publicidad

Àlex Garcia | Madrid
| 14.11.2018 18:55

La temporada de 1992 del Campeonato del Mundo de Rallies fue especialmente competida. Tras un año de 1991 en el que la pelea por el título había visto a Juha Kankkunen imponerse a Carlos Sainz por la mínima y a Didier Auriol por poco más, Lancia y Toyota volvían a encontrarse. Todo esto llegó a uno de los varios puntos culminantes en el Rally de Australia de 1992, una cita histórica por el significado de su resultado pero también por lo que supuso a nivel del mundial con un evento más del duelo a tres bandas de Sainz, Kankkunen y Auriol.

El WRC llegó a Australia para la décima prueba de un mundial programado a catorce citas, aunque el evento en Costa de Marfil no solía contar con los principales protagonistas a causa del límite de pruebas a disputar por piloto por temporada que en 1992 era de diez. La general tenía a Carlos Sainz con 92 puntos, por 77 de Juha Kankkunen y 100 del líder, Didier Auriol. El francés y el finlandés eran pilotos de Lancia, defendiendo el honor de la firma italiana frente a un Sainz que era el as de Toyota.

Había que ir algo más atrás para encontrar a Miki Biasion con 42 puntos, mientras Markku Alén tenía 40 con el segundo Toyota mejor situado. A lo largo de la temporada de 1992, Lancia había ganado seis pruebas gracias a las cinco victorias de Auriol en Mónaco, Francia, Grecia, Argentina y Finlandia y el solitario triunfo de Kankkunen en Portugal. Mientras tanto, el local Mats Jonson había dado la campanada en Suecia con Sainz venciendo en Nueva Zelanda. Las apuestas daban a Lancia como favorita, posición justificada tras su buen trabajo todo el año.

Carlos Sainz Rally Australia1992 | Agencias

El desarrollo del Rally de Australia vino marcado por el límite de diez rallies por participante, ya que Sainz cumplía en las antípodas su octava prueba por siete de sus dos rivales. Al español solo le valía terminar por Auriol, que se había mostrado intratable con cinco victorias en seis participaciones. Si Sainz era incapaz de recortar la ventaja del francés, sus opciones desaparecían prácticamente por completo. Y mientras el madrileño pensaba en el segundo puesto como un problema… al final la realidad superó a la ‘ficción’ con un tercer puesto por detrás de los dos Lancia, una vez más claramente superiores.

Didier Auriol se llevó la victoria tras una gran actuación, con un minuto y cuarenta y un segundos de ventaja sobre su compañero de equipo, Juha Kankkunen. A Carlos Sainz había que encontrarlo a dos minutos y cuatro segundos del vencedor, con dificultades para seguirles el ritmo y con un mundial que se daba por perdido. La retirada de Ari Vatanen en el principal Subaru oficial había dejado a los tres candidatos al título sin rivales reales que pudieran complicarles la presencia en el podio. Quizás sería esa superioridad, la que ayudara a un Sainz que contaba con muchos resultados en los puntos gracias a sus pocos errores.

Juha Kankkunen Rally Australia1992 | Agencias

Tras los hombres del podio, Jorge Recalde volvió a realizar una gran actuación y aunque terminara a casi 19 minutos del ganador, obtenía una más que merecida cuarta posición con otro Delta HF Integrale que suponía su segundo mejor resultado del año. El piloto local Ross Dunkerton completó el top 5 con un Mitsubishi Galant VR-4. Después estarían el ídolo neozelandés Peter 'Possum' Bourne y el australiano Ed Ordynski a bordo de un Subaru Legacy RS y otro Galant VR-4 respectivamente, batiendo a Tolley Challis, Kiyoshi Inoue y Craig Stallard, siempre con Mitsubishi. ¿La anécdota? Décimo cuarto fue Mohammed Bin Sulayem, recordado en tiempos recientes por estrellar un Renault R28 en una exhibición en Dubái en 2009.

Para Lancia, la victoria en Australia parecía definitiva. Didier Auriol firmó un nuevo récord de seis triunfos en un mismo año, además de ampliar en ocho puntos la ventaja con respecto a Sainz. Con 60 puntos en juego para él y 40 para Sainz, la ventaja del francés era de 16 puntos. No excesivos pero sí un muy buen colchón, sobre todo teniendo en cuenta que el tercer candidato al título era Juha Kankkunen, ahora a solo 12 del español. Poco se imaginaban en Turín que por delante había solo un punto para Auriol y ninguna victoria para sus candidatos.

De hecho, al final el Rally de Australia supuso la despedida de Lancia de las victorias en tierra, con su último éxito en esta superficie al darle al Delta HF su cuadragésimo quinto éxito. El último llegaría en el Sanremo con Andrea Aghini, ya sobre el asfalto italiano. El WRC vivía un cambio de tercio, con la mejoría del Celica, la caída en picado de un Delta HF Integrale que parecía haber alcanzado su límite (y más con la retirada de Lancia de forma oficial) y la cada vez más interesante presencia de Mitsubishi y Subaru. Sainz iba a cambiar de aires y esta vez la decisión resultó ser un error. El título de 1992 acabó siendo suyo pero Auriol se quitaría la espina con su gran éxito en 1994…

Peter Bourne Rally Australia 1992 | Agencias

Publicidad