¿Qué serías capaz de hacer en 41,18 segundos? Desde el pasado viernes, Romain Dumas ya puede presumir de que él es capaz de conseguir superar un récord que se había mantenido activo durante los últimos 20 años. El piloto francés, oriundo de la pequeña localidad de Alés, ya sabía lo que era conseguir establecer el registro absoluto en la Subida a Pikes Peak, algo a lo que ha sumado en ocasiones posteriores los récords eléctricos en Goodwood y Nordschleife junto a su Volkswagen ID. R.

Antes de afrontar el reto de Tianmen después del verano, Volkswagen Motorsport decidió aprovechar las nuevas características de su prototipo eléctrico (mucho más adaptado para los circuitos después de casi medio año de trabajo) para tratar no solo de mejorar el tiempo realizado el año pasado en el Festival de Velocidad que se celebra en los terrenos del Duque de Richmond, sino que además buscaría asaltar el récord vigente desde hace veinte años en la corta subida que se celebra.

Apenas los 1,86 kilómetros y nueve curvas, pero por ese recorrido de la Subida a Goodwood se han dado cita algunos de los coches más extremos del planeta, incluido en 1999 la participación de Nick Heidfeld con el McLaren MP4/13 que le reportó el mejor tiempo absoluto al alemán con 41 segundos y seis décimas, un registro que parecía completamente imbatible a pesar de que desde entonces han sido muchos los que han intentado batirlo.

Con menos de una tonelada de peso, 680 CV de potencia, tracción total, una aerodinámica adaptada para circuitos y el redimensionado de las baterías, más pequeñas que las empleadas en Nordschleife y Pikes Peak, Romain Dumas fue capaz de lanzarse durante el viernes a toda velocidad para bajar en casi medio segundo el récord de Nick Heidfeld para situar por primera vez a un prototipo eléctrico por delante de un monoplaza de la Fórmula 1, obviamente en circunstancias especiales. 41,18 segundos lo que significa una mejora de más de dos segundos y medio respecto al registro realizado por Dumas en 2018, quedando todavía oportunidades para rebajarlo a lo largo del fin de semana.