Centímetros Cúbicos » Competición

A nadie le gustó que el asunto de los motores se zanjara de forma confidencial

La polémica estalla en la Fórmula 1: siete equipos piden explicaciones a la FIA sobre su acuerdo con Ferrari

El acuerdo anunciado el 28 de febrero entre la FIA y Ferrari apunta a la posibilidad de que el resto de equipos puedan emprender acciones legales.

Ferrari SF1000

Scuderia Ferrari Ferrari SF1000

Publicidad

Se acumulan los problemas para la FIA. Por si no tuviera suficiente con la posibilidad de que el calendario del Mundial de Fórmula 1 pueda sufrir muchas alteraciones por la epidemia del COVID-19, ahora más de la mitad de la parrilla se ha declarado prácticamente en “rebeldía” al anunciar la posibilidad de tomar acciones legales frente a la decisión anunciada el pasado viernes por la Federación al respecto de toda la polémica que ha girado en torno a los motores de Ferrari durante los últimos meses.

Apenas faltaban 10 minutos para completar la última jornada de test de pretemporada. En el Circuit de Barcelona-Catalunya empezaba a circular una nota de prensa de la Federación en la que se citaba un acuerdo privado entre la propia FIA y Ferrari acerca de la legalidad de los motores italianos. Este implicaba entre otras cosas la monitorización de los motores de Fórmula 1 durante los próximos meses y años, así como la necesidad de trabajar conjuntamente en un futuro ecológico para la categoría entre el máximo estamento internacional del automovilismo y la escudería con mayor tradición en el campeonato.

A cambio, se hacía prácticamente borrón y cuenta nueva en lo referente a la investigación exhaustiva a la que se habían sometido a los motores Ferrari en lo referente a un funcionamiento que no se adaptara al reglamento técnico, especialmente en lo concerniente al flujo de combustible y la quema o no de aceite para aumentar las prestaciones del motor. Se zanjaba por tanto de un plumazo una polémica que llevaba meses en el candelero, con equipos como Mercedes o Red Bull señalando con el dedo la supuesta ilegalidad de los coches que montaban las unidades de potencia de Ferrari.

"La FIA anuncia que, tras una investigación técnica detallada, ha concluido el análisis de la unidad de potencia de la Scuderia Ferrari de F1 y ha llegado a un acuerdo con el equipo. Los detalles del acuerdo son confidenciales entre las partes". Prácticamente nadie podía quedar satisfecho entre los rivales de la Scuderia con un comunicado de tal magnitud. De esta forma, a nadie le ha sorprendido que, durante la mañana del cuatro de marzo, las siete escuderías que no montan las unidades de potencia transalpinas emitieran una nota de prensa en la que anuncian posibles medidas legales desde un punto común.

Mercedes, Renault, Red Bull, McLaren, Williams y Racing Point y Alpha Tauri (Alfa Romeo y HAAS no están entre ellos) han apuntado encontrarse "sorprendidos y en shock" y apuntan a que "tras meses de investigaciones llevadas a cabo por la FIA solo siguiendo peticiones y dudas elevadas por otros equipos, nos oponemos firmemente al hecho de que la FIA llegue a un acuerdo confidencial con Ferrari para zanjar este asunto. Además, nos reservamos el derecho de solicitar una indemnización, en el marco del procedimiento normal de la FIA y ante los tribunales competentes".

Pretende por tanto que se conozcan todos los detalles de la investigación, con el fin de “asegurar que nuestro deporte trate a todos sus competidores de forma justa e igualitaria. Lo hacemos en nombre de los aficionados, participantes y todo aquel con intereses en la Fórmula 1". Todo apunta a que la batalla no ha hecho nada más que comenzar, en un momento especialmente delicado ya que se debe firmar el nuevo Pacto de la Concordia antes de la entrada del reglamento de 2021.

Publicidad