Centímetros Cúbicos » Competición

No se lograron reunir tres fabricantes antes del 29 de marzo

El Mundial de RallyCross renuncia al sueño eléctrico para su categoría reina

Después de dos años de trabajo no se han dado los requisitos necesarios para convertir la categoría reina del World RX en una competición entre supercars eléctricos.

El Mundial de RallyCross renuncia al sueño eléctrico

motor.atresmedia.com El Mundial de RallyCross renuncia al sueño eléctrico

Publicidad

El Mundial de RallyCross no será eléctrico, al menos por el momento. Esa es definitivamente la decisión que ha tomado IMG, promotor del campeonato, y la Federación Internacional de Automovilismo, después de que se haya llegado a la fecha de corte del 29 de marzo y finalmente no se haya logrado reunir los tres fabricantes que se habían puesto como condición sine qua non para llevar a cabo el E-WRX.

El macroproyecto en el que la FIA, IMG y los responsables de las series internacionales con apenas cinco años de vida habían trabajado durante los últimos dos años se venía abajo, en este caso habiendo elegido ya incluso un suministrador único de baterías y uno de chasis, Williams y ORECA respectivamente, como forma de abaratar los costes. Se planteó como una nueva categoría reina, en este caso sustituyendo a los populares supercars con motores de 2.0 litros turbo con hasta 600 CV de potencia que habían atraído a los aficionados desde los inicios de la competición pero que llegan a consumir unos impopulares 126 litros de combustible a los 100 kilómetros.

El Mundial de RallyCross renuncia al sueño eléctrico para su categoría reina
El Mundial de RallyCross renuncia al sueño eléctrico para su categoría reina | motor.atresmedia.com

Con futuro incierto para los Supercars, el World RX miraba a una competición con al menos tres fabricantes que a su vez venderían sus productos a equipos privados y que llenarían la parrilla de vehículos eléctricos con prestaciones incluso superiores a las de los coches con propulsores térmicos. La primera fecha límite programada para verano de 2018 obligaba a la FIA a retrasar el inicio un año, concretamente hasta 2021, además de la decisión de reducir de las cuatro marcas inicialmente previstas a únicamente tres.

La salida de Audi, Peugeot y Volkswagen hizo trabajar a contrarreloj a IMG para tratar de tener el compromiso de esas tres marcas antes del mes de abril. Las negociaciones se mantenían con hasta cuatro grandes fabricantes como son MINI, Hyundai, Ford o la propia Volkswagen, sin embargo, no se lograba llegar a un acuerdo y el E-WRX tal y como se presentó, no salía adelante.

Desde IMG no habría confirmaciones al respecto, pero sí se publicaba la careación de un nuevo campeonato eléctrico, denominado en este caso como 'Projekt E', el cual buscará ser lanzado en 2020 y que compartirá fines de semana competitivos con el World RX en las citas europeas. Se eliminaban de la ecuación algunos requisitos del E-WRX como la necesidad de tener fabricantes implicados, que fueran unas series intercontinentales y que incluso se convirtieran en la categoría reina. Este último derecho seguirá siendo propio de los Supercars, aunque ni IMG, ni la FIA hayan renunciado a su sueño de que los eléctricos desembarquen en el rallycross a través de esta categoría telonera y lejos de las ambiciones iniciales.

Publicidad