Australia se ha convertido durante los últimos años en el colofón de las temporadas del Mundial de Rallies. La cita oceánica supone un gran esfuerzo para los aficionados europeos, los cuales deben adaptar sus ritmos durante el fin de semana para seguir por ejemplo el desenlace de la batalla por el título individual entre Ogier, Tänak y Neuville en la campaña de 2018. Este año la situación es distinta después de que Ott Tänak y Martin Järveoja certificaran el Campeonato del Mundo hace dos fines de semana en la prueba española.

Con el título ya sentenciado, quedaba por cerrar el círculo para los campeonatos de constructores y para el de WRC2, en el que Pierre-Louis Loubet, hijo del excampeón de Europa Yves Loubet, llegaba con opciones de conseguir su primer título intercontinental en detrimento del campeón del PWRC en 2012, Benito Guerra. En cuanto a los fabricantes, Toyota GAZOO Racing llegaba al lugar en el que cosechó el campeonato de 2018 con una desventaja de 18 puntos respecto a Hyundai Motorsport.

Todo estaba preparado para decidir quiénes iban a ser los últimos campeones de esta temporada, así como el nombre del último vencedor del Rally de Australia antes de que esta prueba deje su hueco a Nueva Zelanda en el calendario de 2020. Sin embargo, los incendios que están azotando Nueva Gales del Sur han obligado a cambiar por completo el programa cuando apenas restaba una semana para la disputa de la última cita del WRC, llevando a los organizadores a tomar soluciones de emergencia.

Rally de Australia cancelado | WRC

Con más de 60 focos activos, miles de hectáreas calcinadas, tres fallecidos y numerosas especies de animales afectadas, el Rally Australia debía recortar hasta más de dos tercios de su itinerario inicialmente programado, pasando de los 324,53 kilómetros que figuraban en uno de los últimos libros de ruta, hasta los 94,37 km que reflejaban uno de los últimos comunicados de los australianos.

Se eliminaban prácticamente todos los tramos con configuración tradicional en medio de los bosques y se apostaba por repetir en numerosas ocasiones las dos especiales espectáculo y añadir apenas tres pasadas por uno de los tramos supervivientes al que se había decidido dividir en dos para poder así rellenar el itinerario con algo más que pasadas por un circuito mixto de tierra-asfalto.

Se cancela la última cita del Mundial de Rallies 2019:

La decisión final no tardaría en llegar. Además de la Gala del WRC programada para el lunes y el evento de presentación del Toyota Yaris Gr.4, los organizadores del Rally de Australia anunciaban en la madrugada del marte la decisión de cancelar el evento para no poner en riesgo a las más de 1.000 personas involucradas en el desarrollo de la prueba. La decisión llegaba tras una reunión con equipo FIA y el Gobierno de Nueva Gales del Sur. No había motivos para llevar adelante la prueba con el riesgo de incendio patente, con la región en estado de emergencia y con algunas zonas ya declaradas como zonas catastróficas.

De esta forma, el Rally de Australia se despide del WRC sabiendo que en 2020 no estará en el calendario debido a la entrada de Nueva Zelanda en su lugar por el sistema de rotaciones, mientras que Hyundai Motorsport se coronaba Campeón del Mundo de Rallies en el apartado de constructores y Pierre-Louis Loubet lo hacía en la sección de WRC2 para privados.