Primera gran polémica del Mundial de Fórmula 1. A pesar de que Merceds-AMG F1 ya utilizó el archiconocido DAS durante la pretemporada, el equipo con sede en Brackley había asegurado que el desarrollo de dicho sistema contaba con el beneplácito de la FIA cuando se le comunicó que estaban trabajando en él y que en ningún caso violaba el reglamento técnico o el espíritu de la norma. A la llegada a Spielberg, casa de Red Bull Racing, Mercedes volvía a agitar el avispero empleando de nuevo este elemento durante los libres, algo que hacía que la escudería de las bebidas energéticas volviera a elevar su protesta, en este caso de forma ya oficial. Pero, ¿qué es el DAS?

Dual Axis Steering, o lo que, traducido a la lengua de Cervantes, Dirección de doble eje. La explicación es sencilla. Mercedes ideó un sistema por el cual, la dirección de los W11 pilotados por Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, además de moverse rotando sobre el propio eje longitudinal, también pudiera moverse en el eje Z. Esto permitía que, llegados a una recta, el conductor podría tirar del volante o empujarlo posteriormente para que el eje delantero del monoplaza pudiera cambiar el ángulo de los neumáticos delanteros.

Mercedes gana la primera polémica de la F1 2020 | Daimler

Este sencillo sistema, aunque desde Mercedes-AMG F1 no han revelado su función 100% real, lo que permitiría en principio sería que las ruedas delanteras, las cuales suelen estar posicionadas en determinado ángulo para así favorecer la entrada en curva del coche, puedan pasar a tener un ángulo más divergente, lo que en principio permitirá que el neumático pise mejor sobre el asfalto durante las rectas, reduciendo ligeramente el drag (aumentado la velocidad punta), reduciendo el desgaste sobre los flancos al permitir un mejor reparto de los esfuerzos y finalmente favoreciendo a que el neumático permanezca a una temperatura cercana a la óptima en trazados con largas rectas.

Los hombres de Toto Wolff habían respetado a pies juntillas cada artículo del reglamento en su desarrollo. No se trataba de una ayuda electrónica a los pilotos, no se podía considerar como un elemento activo o con incidencia aerodinámica y además tampoco variaba la altura del monoplaza. La FIA sorprendida solo podía aceptar su uso después de confiar que Mercedes-AMG no iba a terminar por utilizarlo a pesar de conocer desde hace meses que la escudería estaba trabajando en ello. El reglamento para 2021 se modificaba para no permitirlo, pero los alemanes tenían vía libre para poder emplearlo desde ya.

Mercedes gana la primera polémica de la F1 2020 | Daimler

La protesta de Red Bull Racing no se hacía esperar al ver que en Austria Mercedes seguía empleando el DAS que ya se pudo ver en los test de pretemporada en Barcelona. Se basaban en dos puntos específicos: el Artículo 3.8 relacionado con los dispositivos aerodinámicos móviles y el Artículo 10.2.3 sobre la geometría de la suspensión que establece que "No se puede hacer ningún ajuste a ningún sistema de suspensión mientras el automóvil está en movimiento".

Esto obligaba a que el grupo de comisarios técnicos se reuniera junto a representantes de Red Bull y de Mercedes para discutir si el monoplaza de Lewis Hamilton, sobre el que estaba realizada la reclamación, pudiera estar disconforme con la normativa. Más de seis horas después el veredicto era claro, se desestimaba la protesta: "el sistema DAS no es parte de la suspensión, ni se puede considerar que ajuste ilegalmente la suspensión. Por lo tanto, los Comisarios consideran que el DAS es una parte legítima del sistema de dirección y, por lo tanto, cumple con las regulaciones”. Ahora Red Bull ha asegurado que esta decisión puede llevarles a diseñar su propio sistema, sin embargo, la primera gran polémica de la temporada tiene el mismo ganador que todos los títulos mundiales disputados desde 2014: Mercedes-AMG F1.