Centímetros Cúbicos » Competición

El Team LeMans se llevó el campeonato por la mínima tras una espectacular acción en pista.

Lexus se despide del Super GT con un título y Àlex Palou cierra el año con una pole

La temporada 2019 terminó con un Palou capaz de mostrar su velocidad y llevarse la pole en Motegi.

Team Le Mans Lexus 2019 Campeones Super GT Motegi

GTAssociation Team Le Mans Lexus 2019 Campeones Super GT Motegi

Publicidad

El pasado fin de semana, el Super GT cerró su temporada regular –queda la carrera no puntuable junto al DTM– con la última prueba del año en Motegi. Allí, las dos clases que forman el campeonato tenían aún una batalla abierta por el título que tenía que resolverse en una competición a 250 kilómetros de distancia. Al final, el resultado supuso un espectacular viaje en el tiempo gracias a los títulos del Team LeMans en GT500 y el ARTA en GT300. Curiosamente, la última vez que estas escuadras fueron campeonas en estas clases fue en el mismo año, un ya lejano 2002 en el que el certamen aún tenía el antiguo nombre de All-Japan GT Championship o JGTC. Kenta Yamashita y Kazuya Oshima vencieron a las órdenes de un Juichi Wakisaka que era piloto del Team LeMans en 2002, mientras Nirei Fukuzumi compartía coche con un Shinichi Takagi que entonces ya pilotaba para ARTA. En cuanto a la actuación española, Àlex Palou se lució el sábado con la pole position en GT300 aunque el domingo tuvo que conformarse con ser séptimo.

El fin de semana fue además uno de despedidas, comenzando por la más importante protagonizada por Lexus. Desde 2006, la marca sirve como el estandarte de Toyota en el campeonato gracias al SC430 en su día y a la combinación de RC-F primero y LC500 luego desde 2014. Esta temporada ha sido la última de la marca en GT500 –aunque seguirá en GT300– ya que a partir de 2020, Toyota devuelve el mítico nombre Supra a la clase reina de los GT’s japoneses. Las despedidas se aplican también a algunas monturas concretas, como el Toyota 86 de Tsuchiya Engineering. El equipo anunció tras la carrera que para el próximo año dejarán de emplear el coche que han puesto en pista los últimos años y que en 2019 vivió una historia de superación asistido por una escudería rival para reparar los graves daños sufridos tras la primera cita en Okayama. Finalmente, esta fue también la última carrera oficial de Jenson Button, que deja el campeonato para 2020.

Team Le Mans 2019 Super GT Motegi
Team Le Mans 2019 Super GT Motegi | GTAssociation

La última prueba arrancó con una sesión clasificatoria tan importante a priori como relevante una vez conocidos los resultados. Lexus se mostró intratable en GT500, con pole del número 36 de TOM’S justo por delante del número 6 del Team LeMans, líder del certamen. Su único rival por el título, el número 37 de TOM’S, partía cuarto. Y la carrera fue esencialmente un monólogo de los Lexus, puesto que ni Nissan ni Honda estuvieron a la altura. La carrera se desarrolló inicialmente con algún intento valiente del Nissan número 23 de NISMO y el Honda número 17 de Real Racing pero pronto quedaron retrasados en comparación con los Lexus que ocupaban las tres primeras posiciones. Aunque el número 36 comenzó liderando la carrera, en la vuelta 32 el número 37 pilotado entonces por Ryo Hirakawa tomó el comando de la prueba. Por su parte, Yuhi Sekiguchi en el 36 empezaba a perder algo de ritmo.

Por detrás llegó entonces un Kenta Yamashita desatado en el Lexus número 6 del Team LeMans que sabía que para ser campeón necesitaba la segunda posición, puesto que sus rivales estaban liderando la carrera. El gran momento de la temporada llegó a 16 giros para terminar la temporada. Yamashita estaba presionando a Sekiguchi y eso le llevó a estar ambos en paralelo durante varias curvas. Llegando a la chicane que cierra la vuelta al circuito de Motegi, los dos coches seguían sin ceder un centímetro en una curva en la que no hay espacio para dos… y llegó el leve toque y el doble paseo por la gravilla. En Europa quizás habría habido sanción. En Japón, se consideró como el resultado de una pelea tan dura como justa. Sin quejas de los pilotos o de los equipos, todo quedó ahí. La batalla permitió que Ryo Hirakawa se escapara, cruzando la línea de meta para hacerse con la victoria junto con Nick Cassidy… pero ‘solo’ el subcampeonato. El título fue para Kenta Yamashita y Kazuya Oshima en el coche de un Team LeMans que aún no tiene su presencia 100% confirmada en el Super GT en 2020. El podio lo completaron Yuhi Sekiguchi y Kazuki Nakajima con otro Lexus, el ZENT Cerumo, cuarto.

Salida GT 300 Super GT 2019 Motegi
Salida GT 300 Super GT 2019 Motegi | GTAssociation

La clase GT300 llegó a Motegi con un título también por disputarse pero con más marcas implicadas. A pesar de todo, los principales candidatos eran Honda con el coche número 55 de ARTA y Lexus con el número 96 de LM Corsa/K-Tunes Racing. La sesión clasificatoria prácticamente liquidó las opciones del segundo con un trompo que le dejó décimo séptimo. Mientras tanto, el Honda líder de la general partía quinto. Por delante, Àlex Palou aprovechó una buena elección de neumáticos para el sábado y se llevó la pole position, firmando el récord del circuito de Motegi en GT300. Las gomas blandas no permitieron pelear por ganar el domingo –aunque lideró algunas vueltas– y Palou acabó séptimo junto a su compañero Seiji Ara. Un final correcto para un año complicado en el que el español ha crecido mucho tanto a nivel profesional como personal. La carrera tuvo drama con el Mercedes de Naoya Gamou y Togo Suganami perdiendo empuje tras la última curva de la última vuelta. Tuvo que ser segundo tras el Nissan de Katsuyuki Hiranaka y Hironobu Yasuda.

Cerrando el podio, Sena Sakaguchi y Morio Nitta remontaron en el Lexus número 96 hasta el tercer puesto, insuficiente a pesar de todo para ser campeones ya que el Honda ARTA de Fukuzumi y Takagi fue cuarto y se llevó el campeonato para casa. Título resuelto con emociones en una gran última carrera puntuable del año. Eso sí, el GT300 estará como categoría de soporte –con carreras al sprint– del evento cruzado entre el GT500 y el DTM los próximos días 23 y 24 de noviembre. Será la fiesta de final de año para las dos categorías y algo digno de ver después de años de trabajo en una dirección que en algunos momentos llegó a parecer que jamás sería fructífera. Entre otros, estarán Kamui Kobayashi con un BMW y Alex Zanardi con otro de los coches de la marca bávara, en una competición ‘All Star’ nunca antes vista.

ARTA GT 300 Campeon 2019 Super GT Motegi
ARTA GT 300 Campeon 2019 Super GT Motegi | Honda

Publicidad