Cuando Lamborghini anunció que estaba desarrollando un nuevo Hypercar, muchos miraron hacia Le Mans, lugar en el que Toyota, Aston Martin y Peugeot iban a competir en un principio por la gloria de la resistencia gracias a la nueva normativa, e incluso en el mejor de los escenarios, McLaren, Ferrari o Porsche se podrían unir a ellas. Sin embargo, los italianos habían planeado un nuevo producto para los circuitos, orientados al disfrute pleno de los bolsillos más pudientes. Nacía el Lamborghini SCV12, una propuesta radical que es la réplica de los de Sant’Agata Bolognese a las propuestas realizadas por sus rivales hasta el momento.

Lamborghini ha lanzado por tanto un grito en la oscuridad. Una respuesta a todos aquellos que esperaban algo radicalmente distinto proveniente de la marca italiana. ¡Vaya si lo han hecho! Aunque sus formas puedan recordar a las del GT3, no se puede encuadrar el nuevo SCV12 en ningún tipo de reglamentación FIA, algo que por tanto da vía libre para que los ingenieros de la casa transalpina, apoyados en los conocimientos del departamento de competición, Squadra Corse, hayan ideado lo que es el Lamborghini más prestacional de la historia.

Por el momento no se ha especificado cuál será el número de unidades que saldrá a la venta, pero obviamente, al igual que el Aston Martin Vulcan, el McLaren Senna GTR o el Ferrari FXX K, serán muy pocas las que saldrán de los talleres de Lamborghini, cada una de ellas equipada con un espectacular propulsor V12 atmosférico de 6.5 litros del cual ya escuchamos su bramido inimitable hace unos meses.

En total 830 CV que moverán el chasis monocasco ayudado por una caja de cambios secuencial de seis velocidades que ha sido directamente extraída del Lamborghini Huracán Super Trofeo Evo, el protagonista de su propia copa monomarca. Los neumáticos Pirelli son slicks montados en llantas de magnesio de 19 pulgadas en la parte delantera y 20 pulgadas en la parte trasera, por lo que es innegable su relación con el mundo de la competición. Desde la casa tricolore ya anuncian que la carga aerodinámica generada supera ampliamente los valores del GT3, algo similar a lo que pasaba también con el McLaren respecto a su versión de carreras del 720S.

Por el momento, tan solo es la confirmación de lo que estamos viendo: el SCV12, a pesar de su camuflaje, está preparado para ponerse en las manos de algunos afortunados Gentleman Drivers para ser exprimidos en circuito. Durante las próximas semanas se espera que se revelen el resto de detalles, así como su prohibitivo precio. Si a alguien le faltaba algún tipo de incentivo para adquirir una de las copias (¡quién pudiera!), Lamborghini ya ha confirmado que los compradores tendrán derecho recibir unas clases particulares de conducción en circuito a cargo de Emanuele Pirro, cinco veces ganador de las 24 Horas de Le Mans.