Centímetros Cúbicos » Competición

El estadounidense se ha puesto al volante de cinco coches distintos

Gymkhana TEN: Ken Block cumple 10 años haciendo malabarismos con su mejor trabajo hasta la fecha

Las diabluras de Ken Block se han convertido quizás en una de las series de vídeos relacionadas con el automovilismo más importantes y seguidas de la red de redes y ahora, con 10 años a sus espaldas se ha intentado hacer la gran obra maestra de las Gymkhanas.

Gymkhana 10 de Ken Block

motor.atresmedia.com Gymkhana 10 de Ken Block

Publicidad

Prometía ser su gran trabajo, la mejor Gymkhana realizada hasta la fecha después de una década desde aquella primera edición de una serie de vídeos que hizo que la popularidad del empresario estadounidense y piloto creciera como la espuma. Ken Block ha trabajado durante los últimos dos años en el que es su proyecto más completo. Bautizado como Gymkhana TEN: Ultimate Tire Slaying Tour, la acción se desarrolla en cinco localizaciones distintas con hasta cinco vehículos diferentes.

Después de la denominada Climbkhana, en la que Ken Block se desplazó al volante de su Ford Mustang RTR Hoonicorn V2 de 1965 con 1.400 CV de potencia al icónico Pikes Peak, ahora Block ha decidido comenzar en un lago helado de Luleå, Suecia, en este caso con un Ford Fiesta WRC similar a la unidad que emplearía unos meses más tarde en el Rally de España con no demasiado éxito al no lograr pasar de la primera etapa.

Gymkhana 10 de Ken Block
Gymkhana 10 de Ken Block | motor.atresmedia.com

En el país escandinavo se daba además el curioso hecho de ver por primera vez un piloto invitado en uno de los trabajos del californiano, y no uno cualquiera. Con apenas 17 años de edad, Oliver Solberg, hijo del Campeón del WRC en 2003 y dos veces ganador del World RX, se encargaría de completar una de las escenas de acción con uno de los Ford Focus RS RX supervivientes del proyecto en el Mundial de RallyCross.

A partir de ese momento, la acción se traslada a Detroit, Michigan, donde el Ford Mustang RTR vuelve a dejar unas largas marcas de goma quemada en el asfalto al derrapar en la Ciudad del Motor del que ha sido uno de los grandes corazones industriales del país. Las preciosas calles de Guanajuato, México, son testigo de las filigranas funambulescas del norteamericano con el Focus RS RX Supercar.

Tras siniestrar una unidad durante un rally esta temporada, Block se ha quitado la espinita al pilotar su querido Ford Escort RS Cosworth Grupo A en Los Ángeles, California, dejando un bonito espectáculo de chispas y derrapes nocturnos. El gran final es en la Ruta 66, con el último en integrarse en el garaje de los Hoonigan, el Hoonitruck, una Ford F-150 con 914 CV y tracción total que despide la Gymkhana más completa de la historia de este proyecto.

Publicidad